Reproducción asistida, estabilidad laboral y financiación del sistema público de pensiones

Nuria Saavedra REDACCIÓN

OPINIÓN

Inmediaciones del HUCA
Inmediaciones del HUCA

10 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Continuamente se están haciendo reflexiones en relación con la estabilidad del sistema pensiones en el futuro. Sin embargo, uno de los aspectos fundamentales para las pensiones es la población joven. Desde hace demasiados años se habla de este tema, pero no se han llevado a cabo acciones eficaces que favorezcan, por un lado, la natalidad y, por otro, que fijen población joven en España. Las familias no tienen los apoyos necesarios para poder hacer frente a los gastos que requiere el aumento de miembros en una familia. De hecho, algunas y algunos jóvenes se han tenido que marchar de España para poder trabajar dignamente, ejercer como profesionales y tener la justa consideración y valor en su trabajo, y conformar una familia.

Sin duda, es necesario aumentar la población infantil. Pero ¿cuáles son las dificultades para que las familias -uniparentales o biparentales- puedan plantearse la maternidad y/o paternidad? Nos encontramos, fundamentalmente, con dos obstáculos: por un lado, los inconvenientes de acceso a las familias heterosexuales en relación con problemas de fertilidad y condiciones socioeconómicas y familias; y, por otro lado, la exclusión del sistema público para la reproducción asistida de mujeres lesbianas y bisexuales con pareja mujer o sin pareja.

En cuanto al descenso de población, desde 2008 y sobre todo desde finales de 2020 a principios de 2021, se ha ido observando un retroceso de la natalidad en España.  Durante la pandemia no ha habido un aumento de población, como se creía erróneamente. Los datos provisionales publicados en la web del INE nos indican que, en enero de 2021, los descensos de recién nacidos han sido superiores al 20%. Asturias es una de las comunidades con mayor descenso de nacimientos, un 24%. Y que, según la Sociedad Española de Fertilidad, casi un 10% de los nacimientos en 2018 precisaron de alguna técnica de reproducción asistida. Además, una encuesta elaborada por la OCU refuerza la idea de las situaciones socioeconómicas están viviendo las familias. Así, en 2020, el 25% de las familias españolas perdió al menos el 25% de sus ingresos, el 26% hacen esfuerzos para comprar alimentos básicos (carne y pescado) y el 42% tienen dificultades para acudir al dentista.