El Tribunal Constitucional, en caída libre

Ángel Aznárez
Ángel Aznárez REDACCIÓN

OPINIÓN

El candidato a vocal del Tribunal Constitucional Enrique Arnaldo Alcubilla, durante la comparecencia ante la Comisión Consultiva de Nombramientos del Congreso de los Diputados
El candidato a vocal del Tribunal Constitucional Enrique Arnaldo Alcubilla, durante la comparecencia ante la Comisión Consultiva de Nombramientos del Congreso de los Diputados CHEMA MOYA

21 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde hace tiempo, en que, de manera cada vez más ostensible, se manifiesta la grave crisis del Tribunal Constitucional español, sigue estando de actualidad un libro francés, no nuevo, pues salió a las librerías en el lejano año de 2010. El libro es de Dominique Schnapper, con el siguiente título Une sociologue au Conseil constitutionel. La autora, en la introducción, señala: «He sido miembro del Consejo Constitucional durante nueve años, de 2001 a 2010. Fue una experiencia única para una socióloga, fruto imprevisto de un conjunto de azares que considero felices».

A pocas líneas del principio, consta lo siguiente, de mucho calado para los lectores españoles, acostumbrados a un exceso del peor de los «parloteos» y de protagonismos de magistrados vanidosos en el Tribunal Constitucional español: «El nuevo consejero ?dice Schnapper- presta juramento de nada revelar, del secreto de las deliberaciones y de los votos». A esto volveremos al final.

Los lamentables episodios ocurridos en el Congreso de Diputados en la tarde del jueves, 11 de noviembre de 2021, con ocasión de la desvergonzada propuesta de elegir miembro del Tribunal Constitucional a Enrique Arnaldo, hace más interesante, si cabe, la lectura del libro de Schnapper, teniendo un interés añadido, al haber sido la autora, hija del gran pensador francés Raymond Aron. Un autor que fue punta de lanza contra Sastre y los de la «izquierda divina», unos maoístas en los años sesenta y setenta del pasado siglo,  de salón, que acabaron consiguiendo lo que querían: casarse con las hijas de ricos, y que fueran jóvenes o viejas era accesorio. El grito fue: ¡Hay que robar mucho. Eso de comprar es un rito burgués! Además de unas impresionantes Memoires sobre Raymond Aron, en España se publicaron, entre otros,  Estudios sociológicos en la Colección Austral, en Defensa de la libertad, editado por Argos Vergara, y el Ensayo sobre las Libertades (de Alianza Editorial).