Los manifestantes no son delincuentes

OPINIÓN

Protesta del 2016 contra la ley mordaza en el Congreso
Protesta del 2016 contra la ley mordaza en el Congreso

05 dic 2021 . Actualizado a las 05:01 h.

En los reportajes de las radios y televisiones sobre la manifestación celebrada en Madrid contra la reforma de la ley de seguridad ciudadana se pudo escuchar a dirigentes de sindicatos policiales y a manifestantes que afirmaban que los límites a la presunción de veracidad de los atestados o declaraciones de los policías, o la reducción de las sanciones a los participantes en manifestaciones no comunicadas, ponían a estos a merced de los «delincuentes». Me alarmó tanto esa identificación de manifestantes y delincuentes como que los sindicatos de policías y guardias civiles se hayan echado en manos de la extrema derecha. Alguien puede cometer un acto delictivo mientras participa en una manifestación, pero eso no convierte a los manifestantes en delincuentes, tampoco a los aficionados al fútbol que haya una agresión al árbitro durante un partido o actos de gamberrismo después.

Los policías que se manifestaban ejercían un derecho constitucional, también quienes lo hacen por otras causas, gusten o disgusten. Quienes promueven o participan en una manifestación no comunicada no comenten un delito, por eso no son sometidos a juicio, deberían saberlo quienes tiene a su cargo la defensa de la ley. Es razonable que la mayoría de las manifestaciones sean comunicadas previamente, no solo porque eso permite a las fuerzas de seguridad preparar un dispositivo que prevenga incidentes, también debido a que afectan a la actividad ciudadana, especialmente al tráfico, con todo lo que eso implica incluso para emergencias sanitarias o de otro tipo, pero pueden darse casos en que se produzca una reacción espontánea a un acontecimiento. He participado en manifestaciones de ese tipo contra agresiones machistas, la guerra de Irak o debido a alguna protesta universitaria, por poner varios ejemplos, en las que no se ha producido ningún incidente, aunque no hubiese policía en las cercanías. Hasta las hubo que transcurrieron por las aceras para evitar cortes de tráfico.

La ley vigente, aprobada por el PP cuando tenía mayoría absoluta y sin consenso, establece un sistema de sanciones gubernativas para actuaciones que habían sido despenalizadas o nunca habían entrado en el código penal, eso tiene un aspecto positivo, no son delitos, pero provoca indefensión a las personas afectadas. Que las sanciones sean proporcionadas y que, si el comportamiento de los manifestantes es pacífico y la causa de la protesta justificada por algún suceso, no se apliquen parece bastante sensato.