Adiós, Ed

Mariluz Ferreiro A MI BOLA

OPINIÓN

Internet

12 dic 2021 . Actualizado a las 09:09 h.

Murió hace solo unos días. En su casa. A los 99 años. Seguramente Edward D. Shames pensó en muchos momentos de su vida en otro final. Lejano. Anterior. Y violento. No le faltaron ocasiones para creer que ese día llevaba el pasaje en el bolsillo. Era el último superviviente de los oficiales de la compañía Easy, la que inspiró el libro y la serie Band of Brothers. Ed fue uno de aquellos tipos que se lanzaron en paracaídas sobre Normandía. Aquel trozo de Francia es un santuario de la Segunda Guerra Mundial. Las playas amanecen con rosas clavadas en su arena. En la vidriera de la iglesia de Sainte-Mère la Virgen está escoltada por dos soldados que descienden del cielo. En uno de los museos se puede entrar en los aviones desde los que se lanzaban los soldados. Y parecen un juguete de cartón que espera que un niño gigante lo lance. Pero allí reproducen el ruido, el caos, la oscuridad. Se cuelan en el estómago el frío, la incertidumbre. Pues Ed se subió allí con sus compañeros y se lanzó al vacío de la noche como avanzadilla contra los alemanes. No acaba ahí su Historia (con mayúscula). Su obituario cuenta que luchó en el batalla de las Ardenas. Llegó al campo de Dachau pocos días después de su liberación. Y, después de la rendición alemana, entró en el Nido del Águila, el refugio de montaña de Adolf Hitler. De allí se llevó algunas botellas de coñac que lucían una etiqueta que rezaba: «Para uso exclusivo del Führer». Su familia cuenta que con ese coñac brindó en el Bar Mitzvah de su hijo mayor. El espirituoso reservado para Hitler acabó regando una fiesta judía. El Tercer Reich iba a durar mil años y se quedó en doce. Ed, contra todo pronóstico, llegó a los 99.