Menos pantallas y más aire libre para frenar la miopía

Victoria de Rojas INSTITUTO OFTALMOLÓGICO VICTORIA DE ROJAS

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

21 dic 2021 . Actualizado a las 11:22 h.

Las personas que nos dedicamos al tratamiento y corrección de la miopía sabemos que su incidencia se está acelerando de forma significativa en las últimas décadas. En la actualidad, casi el 50 % de los adultos jóvenes en Europa, y entre el 80 % y el 90 % de los adultos jóvenes en áreas urbanas del este asiático son miopes. Se estima que para finales de este año 2021, cinco mil millones de personas en todo el mundo serán miopes. Actualmente, la miopía está considerada como un problema de salud pública a nivel mundial.

La miopía se considera alta a partir de más de seis dioptrías y se puede ver acompañada de otras alteraciones intraoculares, especialmente en la retina (desprendimiento de retina y alteraciones maculares), que pueden ocasionar baja visión e incluso ceguera. Esto es tanto más probable cuanto mayor sea el defecto. Por eso es muy importante intentar limitar su progresión.

El incremento de la prevalencia de la miopía en la última década está ocasionado fundamentalmente por cambios en nuestro comportamiento y estilo de vida. Por ejemplo, pasar escaso tiempo fuera de casa es un factor de riesgo establecido. El papel del trabajo próximo prolongado es controvertido hoy en día, pero hay muchos estudios que concluyen que tal asociación existe.