Incendios forestales, ni prevención ni extinción: represión

OPINIÓN

Incendio forestal
Incendio forestal Eloy Alonso | EFE

05 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay una película de terror americana que se llama La Purga. En resumen trata de que en Estados Unidos, en 2022, se implanta una dictadura que, un día al año, con el fin de reducir la población, sobre todo la de pobres, permite que los ciudadanos puedan cometer cualquier crimen con impunidad total, sin que se les castigue por ello. Grupos de ciudadanos se dedican ese día a ir por ahí matando gente sin techo, mientras que el resto debe atrincherarse en sus casas hasta que pase la masacre. Es el día de La Purga.

Algo parecido ocurre en Asturias los días de «seca» y viento sur que se dan en nuestra región, especialmente en época invernal. Un grupito de delincuentes muy reincidentes, sólo unos pocos centenares en toda Asturias, los de siempre, se dedican esos días a incendiar al atardecer cientos de montes (que son de todos) para intentar obtener, sin trabajar, cuatro hierbajos para su ganado mientras que las autoridades e instituciones, al más puro estilo del narcotráfico mexicano o colombiano, miran para otro lado. Y por demagogia, clientelismo y electoralismo barato, niegan la evidencia de lo que pasa y, desde luego, callan y no investigan casi nada. Barra libre para quemar y destruir.

El resto de los ciudadanos, como en la película de La Purga, se tienen que esconder en sus casas a tragar la pena y el humo y quitarse del medio para no ver nada y dejar la vía libre a esos envalentonados delincuentes, que luego se ríen desde las terrazas de los bares, con un cacharro en la mano, viendo como las llamaradas van destruyéndolo todo.