Vacuna contra el virus del papiloma humano, otro paso hacia la igualdad

Francisco Giménez Sánchez DIRECTOR DEL INSTITUTO BALMIS DE VACUNAS Y PEDIATRA DE GRUPO IHP

OPINIÓN

iStock

12 may 2022 . Actualizado a las 09:41 h.

El descubrimiento de la relación causal entre la infección por el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer de cérvix por el premio Nobel alemán Harald zur Hausen ha sido uno de los grandes hitos de la medicina en el siglo XXI. Este importante hallazgo facilitó el desarrollo de la primera vacuna diseñada para prevenir el terrible cáncer. En los últimos años se han sumado otros tumores conectados a este virus, no solo en mujeres sino también en hombres, lo que nos ha hecho comprender la importancia de la prevención a través de la inmunización universal en ambos sexos.

El pasado mes de abril, el Senado instó al Gobierno de España a extender la vacuna del virus del papiloma humano a varones, una medida que están esperando las comunidades autónomas para tomar decisiones al respecto y que facilitaría seguir una política común a nivel nacional. Sin duda, esta iniciativa es un paso muy importante a favor de la ansiada igualdad de género. En medio de esta espera, la pasada semana el Gobierno de Cataluña se adelantó a la Administración central y anunció la vacunación gratuita contra el VPH en niños de 11 a 12 años a partir del próximo curso escolar 2022-2023. Se trata de una decisión sanitaria muy importante, que esperamos que pronto adopten otras autonomías (Galicia anunció que la incorporaría al calendario vacunal), teniendo en cuenta que el VPH es la causa más frecuente de infección de transmisión sexual, con una media de afectación del 14 % en el caso de las mujeres y de en torno al 60 % en varones. Más de un 80 % de las personas sexualmente activas contraerán la infección por este virus alguna vez en la vida.

Aunque en la mayoría de los casos, el VPH no provoca ningún problema grave de salud, en algunas ocasiones esta infección puede acarrear complicaciones, como las verrugas genitales, que son benignas pero muy molestas y frecuentes en ambos sexos, o algunos tipos de cáncer, como el 100 % de los que afectan al cuello uterino o cérvix, el 70 % de vagina y el 40 % de vulva en mujeres, el 50 % de los cánceres de pene en varones y otros tumores en ambos sexos, como los orofaríngeos y los anales. Por esta razón, y porque los asintomáticos pueden transmitir el virus a terceros sin saber que están infectados, es tan recomendable la vacunación contra el VPH tanto en niñas como en niños, antes de que comiencen cualquier tipo de actividad sexual.