Jóvenes sin casa, casas sin jóvenes

OPINIÓN

Vivienda en alquiler en Gijón
Vivienda en alquiler en Gijón

10 jun 2022 . Actualizado a las 09:00 h.

Hace no tantos años, mi generación salió a la calle gritando «qué pasa, qué pasa, que no tenemos casa» para denunciar el problema de acceso a la vivienda de las personas jóvenes y, el más extendido y metafórico, en el caso asturiano, de resultar imposible que la casa estuviera en el lugar donde habíamos nacido. Ayer, el Conseyu de la Mocedá d’Asturies publicó su estudio sobre emancipación de nuestra gente joven en el primer semestre de 2021. Los datos, demoledores, me recordaron de qué manera para muchas y muchos que ya no somos tan mozas, emancipación vino de la mano de exilio económico para encontrar esa «leyenda» que era, en realidad, un buen trabajo en nuestro país.

Al hilo del debate demográfico, que plantea un escenario para Asturies de reducción drástica de nuestra población por ser la región más envejecida de Europa, he recordado esa larga lucha y reivindicación para que este pequeño paraíso natural no lo sea sin jóvenes, sostenida por tantas generaciones de asturianas y asturianos que tienen ya sus vidas fuera, que crían a sus peques lejos de aquí. Con los datos que arroja el informe del CMPA, no es para menos. Sólo una de cada diez personas jóvenes menor de treinta años pudo emanciparse de su hogar familiar en 2021. El 37,2% de esta franja de población está en riesgo de pobreza y exclusión social. Por aquel entonces, el 57% de sus contratos eran temporales y, en el caso de las mujeres, esta forma de contratación alcanzaba al 69,4%. Fuera de Asturies, en aquel entonces, estaba, de media, el 10% de nuestra mocedá. 

El cóctel retratado en el informe es conocido: tenemos mucha y muy buena formación, eso es cierto, pero pocas posibilidades de empleo de calidad para emanciparnos aquí. Superada la barrera de un mercado laboral precario, es el del alquiler el que ofrece el siguiente bofetón. Los precios suben y plantearse directamente la adquisición es económicamente inviable. Asturies no tiene, todavía, los problemas de otras ciudades del Estado, pero un repaso a la subida constante de los precios del alquiler o a lo que comienza a intuirse en ciudades como la mía, Xixón, en relación con el alquiler turístico es una señal de alarma que llevamos escuchando mucho tiempo y que las administraciones autonómica y local no están atendiendo como deben. Prueba de ello es la fracasada política de vivienda del gobierno de Barbón que Rafael Palacios, portavoz parlamentario de Podemos Asturies, denunció hace unos días y la reivindicación que, como partido, llevaremos al pleno de la próxima semana con el objetivo de que las ayudas al alquiler no sean una carrera de obstáculos burocráticos y demoras para quienes las solicitan, como ahora sucede.