Quijote de mediana factura

Yolanda Vázquez

OPINIÓN

Ballet de Niza durante la representación de Don Quijote en el Teatro Campoamor
Ballet de Niza durante la representación de Don Quijote en el Teatro Campoamor Ayuntamiento de Oviedo

El Ballet de la Ópera de Niza recala en el Festival de Danza de Oviedo y cuaja una aceptable velada de clásico algo desacompasada, con la música en directo de la Oviedo Filarmonía

13 jun 2022 . Actualizado a las 21:51 h.

Siempre es difícil dar cuenta en el escenario de la pauta del ballet más académico, sobre todo, si se trata de una coreografía tan exigente y conocida en el planeta danza como el «Don Quijote» de Marius Petipa (1818-1910). La dificultad tiene un sentido extra para el aficionado español, por lo que significa adaptar un texto que, como el de Cervantes, por más universal que ya sea, nosotros seguimos leyendo en clave nacional muchos de sus alrededores: sus significados y sus significantes.

La cuarta del Festival de Danza trajo a Oviedo, a finales de mayo, la versión de Eric Vu-An, director artístico del Ballet Nice Méditerranée (Ballet de la Ópera de Niza) desde 2009 y uno de los pocos estabilizadores, por así decir, del agónico panorama de las compañías de danza en medio mundo; un vector, este de la inestabilidad, agravado enormemente desde la pandemia.

La muestra de Oviedo siempre mantiene un nivel bastante parejo en el clásico; no en vano siempre ha sido el fuerte de este festival, aunque en la última década se haya hecho más heterogéneo, según ofertas y circunstancias. Por eso el Ballet de la Ópera de Niza es un habitual en el entarimado ovetense: una de las últimas veces que estuvo en Oviedo fue en 2015, con un programa mixto en el que figuraba una coreografía de Nacho Duato, «Gwana». Aquella velada se saldó con una buena representación, igual que esta de «Don Quijote», aunque cabría hacer algunas matizaciones.