El presidente de EE.UU. Joe Biden
El presidente de EE.UU. Joe Biden DAVID MAXWELL | EFE

05 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado 20 de julio Joe Biden visitó una de las instalaciones de Iberdrola para la construcción de proyectos eólicos marinos en los terrenos de una antigua planta de carbón en Somerset (Massachusetts), que la empresa desarrolla con el nombre de su filial estadounidense Avangrid. El presidente iba acompañado de 25 autoridades y empresarios estadounidenses, entre ellos la asesora nacional del presidente para el clima y antigua líder de la Agencia Medioambiental de Estados Unidos, Gina McCarthy, y varios congresistas por Massachusetts. El presidente Biden ha querido dejar de manifiesto la nueva política energética de los Estados Unidos y el apoyo de su gobierno a las inversiones de Iberdrola en Norteamérica.

Obviamente estuvo presente Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, quien ha remarcado que los tres parques que promueve el grupo están en construcción o desarrollo avanzado y suponen una inversión de 10.000 millones de dólares y que las instalaciones contarán con una potencia de 2.800 MW y crearán 11.000 empleos. Avangrid se ha convertido en una de las mayores empresas del sector eléctrico en EEUU.

Está claro que la inversión estadounidense en Iberdrola no sólo busca máximos beneficios en España, sino cada vez más en su propio país. Porque la masiva entrada de tal capital en Iberdrola -a la que a elevado a la categoría de la empresa más valiosa de la Bolsa española con unos 61.000 millones de euros de capitalización y de primera energética europea- no busca sólo unos suculentos beneficios sino que la ha elegido como empresa de desarrollo y control de las nuevas energías en Estados Unidos; por ello, existe una previsión para esta década de invertir 10.000 millones de dólares, y la construcción avanzada de 3 parques eólicos marinos para suministrar energía a 1,6 millones de hogares y empresas en Estados Unidos.