Simplicidad y firmeza en la madeja del nuevo curso político

OPINIÓN

Joe Biden pronuncia su duro discurso contra los republicanos afines a Trump
Joe Biden pronuncia su duro discurso contra los republicanos afines a Trump Doug MillsPOOL | EFE

03 sep 2022 . Actualizado a las 09:33 h.

En la célebre Juego de Tronos hay un momento en que el honorable Jon Nieve ahorca a un niño de conducta también intachable. Ni siquiera en medio del ahorcamiento, cuando el niño colgado acompaña los estertores con espasmos de sus piernas, el espectador deja de percibir a Jon Nieve como un personaje honorable y digno. Es un caso de moralidad compleja, en el que entran muchos factores en la ecuación del bien y el mal y ni siquiera ahorcar a un niño es nítidamente el mal. En La naranja mecánica el espectador repugna la violencia sádica de Álex. Después, cuando es atrapado y sometido al perverso tratamiento Ludovico, al mismo espectador le asquean las atroces técnicas que llevan a Álex a un sufrimiento extremo, para mecanizarle la conducta y hacerla ajena a opciones racionales o morales. El espectador abomina del resultado de tan siniestra terapia. Es el caso opuesto a Juego de tronos, es un caso de moral simple. El espectador está siempre algo desorientado en la película, porque todo lo que ve es comprensible pero raro (es lo que significa la expresión «naranja mecánica»). En situación normal, mucha gente consideraría merecido el sufrimiento de Álex por su violencia sádica. Pero el espectador aturdido por una naranja mecánica continuada tiene una moralidad amnésica y simple. Cuando presencia las maldades de Álex, siente que eso está mal. Cuando torturan a Álex y le perturban la mente, siente que eso está mal. No hay factores en la ecuación, lo que está mal está mal.

Nos gustan los ciclos temporales, porque en el tiempo sin forma nos extraviamos. Por eso el mes de septiembre, con la cosa de la vuelta de vacaciones y a la actividad plena, y el mes de enero, por empezar el año, nos hacen el efecto de recopilar y rediseñar propósitos. Un conjunto de cables enredados ilustra cómo es nuestra conducta inteligente más habitual. Siempre es claro y sencillo el siguiente paso que hay que dar y siempre es confusa la secuencia completa que desenredará y separará los cables. Lo que tenemos por delante en este curso que empieza es una maraña confusa:

Estamos en una guerra en la que se trafica, además de con vidas humanas, con la energía y la alimentación (más vidas humanas).