San Mateo, a pesar de los pesares

Álvaro Boro

OPINIÓN

San Mateo
San Mateo

22 sep 2022 . Actualizado a las 16:24 h.

La noche de los fuegos, que al ser a las diez en punto ya no es tan noche, se hacía una misión complicada el llegar y moverse en coche por Montecerrao. Y teniendo en cuenta lo lejos que queda del centro y de otras zonas de la ciudad, decantarse por ir en vehículo fue la opción mayoritaria. Otra cosa no, pero pierna y ‘derrier’ hemos hecho durante estas fiestas: de arriba para abajo todo el día. Los fuegos estuvieron bien, pero muchos como yo los vieron por la TPA, a esa hora quién normal no tiene una cena o cualquier cosa mejor que hacer. Nunca entenderé ese afán y ese asombro que tienen algunos por los fuegos artificiales, pero existe, y la gente que se agolpaba por la zona para verlos fue un claro ejemplo. No sé si hubo más o menos que otros años, nunca me he creído mucho los métodos de estimación para calcular un número de personas, pero aquello estaba lleno como nunca. Y no sólo por ver a Tekila, que también. Mueven más público las orquestas que muchos artistas, esto es algo que debemos hacérnoslo mirar.

La noche del 20 debería ser la noche por antonomasia de las fiestas, pero cada vez está siendo más relegada por los fines de semana. Es normal, cuánta gente de Oviedo está fuera o no trabaja en la ciudad; el Oviedo vaciado. Pese a todo, se quemaron las naves por las calles del Antiguo hasta bien entrada la mañana limpia y clara, el último estertor del veranos.

21 de septiembre, San Mateo. El día grande de las fiestas y de la ciudad. Este año la SOF en lugar de botellita de vino con el bollo se animó a cambiar y dieron sidra. Que, por un lado, está muy bien y es importante promocionar lo nuestro, pero es que la tradición del vino era algo muy arraigado, no estaría mal ofrecer las dos opciones y, ya puestos, que el vino fuera de Cangas, por la misma razón que dan sidra. Y recordad que siempre hay que comer a la sombra.