Menos áreas sanitarias

Juan Miguel Fernández

OPINIÓN

La consejera de Sanidad, María Saavedra
La consejera de Sanidad, María Saavedra Paco Paredes | EFE

18 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

La Consejería de Sanidad ha desempolvado el mapa sanitario de Asturias y vuelve a plantear el reducir el número de áreas sanitarias. Hasta ahora tal propuesta es lo más destacada del plan de gobierno de la nueva consejera y el argumento más sólido que se esgrime para ello es que la actual distribución es ya muy vieja ya que se remonta al año 1984, en tiempos de Rodríguez Vigil. 

Parece que los políticos cuando asumen un cargo persiguen a toda costa dejar una huella que les recuerde. Hacer una obra notable y visible donde luzca una placa conmemorativa con su nombre, es ya un logro soñado. Lo puede ser también presentar ante la solemnidad de la Junta General el nuevo Mapa Sanitario de Asturias, que a la larga será conocido por el nombre de quien lo proponga. Ese puede ser el caso de la consejera Concepción Saavedra. Cuando vea la luz la nueva ordenación de la sanidad asturiana se verá que el área de Jarrio se integrará en Avilés, la de Cangas en Oviedo, la de Arriondas en Gijón. Y está por ver qué hacer con Mieres y Langreo, pues esa zona es más dura de roer. 

Desde la consejería se asegura que no se cerrará ningún hospital ni ningún centro de primaria, es más se promete potenciarlos, pero surgen dudas. Si siempre hemos defendido la descentralización de los servicios no se entiende bien este revés. Si se propugnan como beneficiosas las unidades de gestión clínica unificar parece que es todo lo contrario. Claro está que no hay más remedio que esperar, pues hasta ahora nada hay concreto para poder discutirlo. 

De momento podemos hablar de una realidad y de una preocupación. La realidad la conocen muy bien los responsables de la consejería de Sanidad y todos los asturianos. Un vecino de Oviedo tarda diez minutos en coger el autobús y llegar al HUCA, otro de Berducedo tarda para llegar al hospital de Cangas una hora y el de Pesoz dedicará hora y media en llegar hasta Jarrio, y en ambos casos sin ningún tipo de servicio público de transporte.  

También es una realidad, perfectamente conocida y padecida, que cada vez son más los residentes del occidente, y otro tanto se pude decir del oriente, que acuden a Avilés para cualquier tipo de consulta de un especialista, o a Oviedo en otros casos, o a Gijón para una prueba diagnóstica. Y se supone que en la consejería también hay datos en los que consta que cada vez son más los ciudadanos que contratan un seguro médico privado, o acuden a consultas particulares, siempre que sus medios se lo pueden permitir. 

Es evidente que existe preocupación. La salud preocupa y mucho. No preocupa tanto el número de áreas sanitarias ya sean seis, cuatro o una, lo que preocupa es que la atención sanitaria no decaiga, es preciso que mejore, que esté cercana y que no se eternicen las demoras.  

Esta preocupación, que es indudable que existe, la quiere abanderar ahora el PP que se ha embarcado en una deriva de tomar la calle para denunciar todas las acciones del gobierno, nacional o autonómico. ¡Las cosas que se puede llegar a ver! La derecha defendiendo la sanidad pública y vociferando en las calles, cosa que parecía que eran propias del rojerío.