Nun ye'l talentu, ye la inversión

Nuria García MIEMBRU DE LA MESA NACIONAL D'AÍNA

OPINIÓN

Fotografía de archivo de un profesor dando clase en un centro educativo
Fotografía de archivo de un profesor dando clase en un centro educativo JOSE PARDO

09 jul 2024 . Actualizado a las 08:57 h.

Yá van delles veces qu’en tertulies y charres con persones que se dediquen a la docencia y la investigación al más altu nivel escucho que se-yos pregunta pol talento. Según el DALLA, talentu ye un sinónimu d’intelixencia, capacidá pa razonar o facer bien daqué. Y nesti casu nun hai confusión ente l’asturianu y el castellán, el significáu nesti segundu idioma ye mui asemeyáu.

¿Por qué anecien moderadores y entrevistadores en preguntar si n’Asturies hai talentu? Yo calculo que la respuesta ye obvia: n’Asturies hai talentu pero non en mayor nin en menor proporción que’l que tien d’haber n’Indonesia, en Venezuela o en Gabón, por poner exemplos de distintos continentes. Pensar lo contrario ye cuanto menos ilóxico y, cuanto más, prexuicioso y clasista.

Entós, la cuestión nun ye producir o descubrir talentos ente les nueves xeneraciones, ye dar a toles persones qu’obligatoriamente han pasar peles escueles y institutos les bases, los medios y el tiempu pa espoxigar. Asina van poder afondar nos conocimientos que seyan del so interés y, nel meyor de los casos, topar nellos un mediu de vida y hasta facer que reviertan nun beneficiu pa tola sociedá. Los y les tan de moda headhunters nun busquen a la fin tanto xenialidá como cualificación.

Contamos con un sistema educativu públicu con munches virtúes y con munchos aspectos que meyorar y debería ser un interés común pulilu dende les escuelines hasta la universidá pa facelu escelente. El gastu n’educación y n’investigación nunca ye gastu, ye siempre inversión. Les polítiques qu’impliquen recortes, bien en medios materiales o personales, bien nel nivel de conocimientos que consideramos que pue algamar cualquier estudiante que pasa per esti sistema, han ser automáticamente descartaes pol retrocesu que nos suponen como comunidá.

Ye cierto que nun ye cenciello llegar a un equilibriu ente atender adecuadamente al alumnáu en tola so diversidá, rediseñar los centros educativos pa que seyan espacios integradores y atractivos pa la infancia y la mocedá y, al mesmu tiempu, aspirar al altor de los deprendizaxes que neñes y neños, mozos y moces, van algamar nesta etapa crucial de les sos vides. Pero ye’l nuestru trabayu, unu de los trabayos ensin dulda más guapos qu’esisten y un retu qu’hemos afrontar con responsabilidá y ilusión.

Pa volver a la dura realidá dempués del párrafu anterior, un datu puntual pero al mesmu tiempu significativu: na última selmana de cursu escolar un miembru del equipu directivu del mio institutu informaba en reunión del nuestru departamentu de que, en vista de la matrícula prevista y les ratios que nos imponen, gran parte de los grupos de la ESO van quedar configuraos yá en setiembre con 27 estudiantes caún y los de bachilleratu con 32 o 33. El talentu va tar de xuru, pero a ver si somos a atopalu inmersu en clases masificaes.