España ha venido a jugar, y a ganar, la Eurocopa

OPINIÓN

Alberto Estévez | EFE

10 jul 2024 . Actualizado a las 09:45 h.

Esta España ha venido a jugar; y a ganar. La furia de la selección, en realidad, era salir a divertirse, no convertir la derrota en una tragedia, no afrontar un torneo como si fuese un asunto de vida o muerte y tomarse el fútbol tan solo como el más importante de los asuntos menos importantes. Por eso el gol de Francia no engulló al equipo en un agujero negro. Del golpe, emergió como si nada en plena semifinal de la Eurocopa. Solo había que seguir jugando al fútbol y meter un gol más. Como el talento lo tiene, Lamine Yamal consiguió el empate, Dani Olmo marcó el segundo gol y todo volvió a encajar como si España no tuviese las bajas de tres titulares.

Después Francia, una selección que multiplica el valor de mercado de los futbolistas convocados de España en la Eurocopa, apretó, y la selección resistió con dignidad el chaparrón. A medida que avanzaba el partido y surgían problemas, se reivindicaban los secundarios de un grupo que lleva la barbaridad de 12 victorias consecutivas. Hasta que, en pleno asedio, Lamine Yamal volvió a intentar otro gol de fantasía. Uno no termina de creerse la edad del chaval de Mataró, y la vuelve a buscar una y otra vez, para comprobar que sí, que tiene solo 16 años todavía. Mientras los chavales de su edad se marchan a los campamentos de verano, compite en el evento deportivo más importante del momento. Y el domingo puede levantar la Eurocopa, sin perder la sonrisa.