Oviedo diferenciará por barrios el IBI y el IAE a partir de 2017

El ayuntamiento incluye el cambio en la revisión de las ordenanzas fiscales que tendrá lista a finales de este mes. También creará una tasa sobre los cajeros automáticos situados en la calle

Una vista general de Oviedo
Una vista general de Oviedo

Oviedo

El impuesto de bienes inmuebles tendrá novedades en 2017 para los propietarios de viviendas en Oviedo. El ayuntamiento de la ciudad modificará el tributo, que representa su mayor fuente de ingresos, para adaptarlo a los valores del mercado inmobiliario en cada calle de la ciudad. De esa manera, la cuota será más elevada para los pisos situados en los barrios más caros y permitirá pagar menos a quienes posean un piso en zonas menos prósperas. Igualmente, el municipio introducirá la misma distinción en el Impuesto de Actividades Económicas que pagan todos los negocios.

La modificación del IBI es un proyecto perseguido por el gobierno tripartito de la ciudad desde su constitución hace trece meses. Aunque el año pasado se incluyeron algunos retoques para el recibo correspondiente a 2016, incluida una convocatoria de ayudas para que los dueños de viviendas con un valor catastral por debajo de los 60.000 euros puedan hacer frente al pago, este nuevo y más drástico cambio se aplicará a partir de 2017. El área fiscal del ayuntamiento, bajo la dirección del concejal Rubén Rosón (Somos), acelera en estos días la revisión de todas las ordenanzas fiscales del municipio para tenerla lista este mismo mes.

De esa manera, cumpliría el objetivo, marcado por el alcalde, Wenceslao López, y asumido por todos los socios del gobierno local, de tener las grandes líneas del próximo presupuesto preparadas antes del 1 de agosto y dedicar la mayor parte de la segunda mitad del año a su aprobación. López quiere evitar que se repita lo sucedido en este ejercicio, cuando el retraso en la elaboración del proyecto hizo que la ciudad empezara el año sin unas cuentas nuevas. Así estuvo hasta abril, lo que ha privado al ayuntamiento de más de tres meses para ejecutarlas al ritmo normal. Para 2017, el alcalde quiere disponer del presupuesto desde el mismo día 1 de enero.

Rosón ha señalado, además, que el ayuntamiento incorporará también un nuevo tipo impositivo que se cobrará a las oficinas bancarias cuyos cajeros automáticos estén en la calle. Por el contrario, no habrá cambios en las tasas que pagan las compañías de telefonía móvil que, como el resto de las empresas que utilizan conducciones subterráneas para llevar sus líneas, seguirán tributando por ese uso del subsuelo. Aunque una sentencia reciente del Tribunal Supremo permite a los municipios cobrar por las antenas, Oviedo no hará uso, por el momento, de esa posibilidad, planteada durante la etapa del PP en la alcaldía y congelada tras la admisión a trámite del recurso de las empresas. El Alto Tribunal ha estado ocupado recientemente en delimitar por qué conceptos pueden gravar los ayuntamientos a las empresas telefónicas y por cuáles no. Esta misma semana, ha considerado ilegal el cobro por el uso del espacio aéreo implantado por el gobierno local de San Cebrián de Castro (Zamora) y defendido también por la asociación nacional que agrupa a los concejos en cuyos territorios existen embalses o centrales hidroeléctricas.

«Toca estirar una legislación que, en muchas ocasiones, se ha quedado obsoleta y dificulta conseguir ingresos para los ayuntamientos», señala Rosón. Su departamento tiene el objetivo de «estirar lo que hay» y encontrar nuevas vueltas de tuerca a la legislación para mejorar su capacidad económica. «Se trata de que quienes hacen negocios en la ciudad paguen tasas municipales y contribuyan así a financiar los servicios que ofrece el ayuntamiento», afirma.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Oviedo diferenciará por barrios el IBI y el IAE a partir de 2017