Rivi: «Las fiestas de San Mateo han sido, como diría Sabina, de puta madre»

El concejal de Festejos afirma que las fiestas se cuentan entre «las mejores de los últimos 25 años» mientras que el PP critica la «irrelevancia», las «irregularidades de gestión» y la «burla» del homenaje a Tino Casal

Día del bollo en San Mateo.Día del bollo en San Mateo
Día del bollo en San Mateo

Redacción

El más polémico de los San Mateos de los últimos tiempos ya es historia. Pero no las disputas en torno a unas fiestas cuyo transcurso, lejos de rebajar el encono entre el gobierno del tripartito que encabeza el socialista Wenceslao López y la oposición del PP, más bien lo ha acentuado. Mientras el presidente de la Sociedad Ovetense de Festejos, el edil de IU Roberto Sánchez Ramos, Rivi, elogiaba al borde mismo de la clausura, en la romería de El Cristo, unas fiestas «de puta madre, como diría Sabina», de entre «las mejores de los últimos 25 años», la edil popular Belén Fernández comparecía en plena resaca mateína para lamentar unas fiestas «irrelevantes» y con «graves irregularidades en la gestión».

Aunque dijo necesitar «un poco más de tiempo para analizar y corregir errores», Sánchez Ramos no dudó en considerar las fiestas «de las mejores» en el último cuarto de siglo, por lo que defiende «van a marcar un paso a seguir». Su valoración principal se basa, aún sin cifras, en la «muchísima gente» que -interpreta el edil- «respondió con su presencia» en las calles a lo que insiste en llamar «maquinaria del miedo».  Para Rivi, las fiestas han salido adelante «con las mayores dificultades por un PP absolutamente desquiciado, desenfrenado y enloquecido», quien ve tras actitud está «el debate político y económico sobre una estructura muy piramidal» en la que «las plusvalías» se las guardaban «unos pocos».

«Con menos dinero se han hecho más cosas. Es un fenómeno que las factulades van a tener que estudiar: que con 450.000 euros se hayan hecho más actividades que el año pasado», ironizó el concejal, que deja muchas posibilidades abiertas para próximos San Mateos, incluso ampliar a más espacios, desoyendo uno de los principales argumentos de los críticos con la organización de este año. «No solo de pan vive el hombre y la mujer, y no solo de la plaza de la Catedral vive San Mateo», sentenció el presidente de la SOF, quien aseguró que tanto en la entidad como en el tripartito «tenemos el culo inquieto, no nos conformamos y queremos morir de éxito». Un éxito en el que destaca en particular una programación musical con «fusiones sencillamente no vistas en el panorama asturiano».

Nada más opuesto a la visión de San Mateo 2016 que la concejala popular Belén Fernández ha manifestado en sede consistorial. Para el PP, de hecho, el único éxito de estas fiestas «ha sido el buen tiempo». Fernández ha atacado una vez más la adjudicación de la producción de los conciertos de la plaza de la Catedral o el procedimiento seguido para adjudicar un «nuevo chiringuito a entidades de la izquierda radical». Si ha habido algún hacierto, ha añadido, ha estado relacionados «con hacer caso a cuestiones planteadas por el PP». Como ejemplo, ha aludio al plan de autoprotección que el PP exigía para la Catedral y que finalmente se puso en marcha. «¿Qué hubiera pasado la noche de Loquillo si no nos hubiera hecho caso, forzado por el alcalde, en la necesidad de limitar el aforo de la Catedral? ¿Es éxito suyo o una prueba más de que sólo acierta cuando sigue al PP?», se ha preguntado la concejal. 

Precisamente ese concierto, el de Loquillo, Los Secretos y la Orquesta Assia, en homenaje a Tino Casal, ha sido descrito como una «burla» por Belén Fernández, que también ha apuntado hacia el «olvido imperdonable de los más pequeños con unas penosas actividades en el campo».

Comentarios

Rivi: «Las fiestas de San Mateo han sido, como diría Sabina, de puta madre»