El «viejo HUCA» marca el destino del oeste de Oviedo

La construcción de un parque y un posible centro social serán las primeras medidas. El ayuntamiento presenta hoy el Proceso de Participación en el que la ciudad decidirá sus otros usos

Los terrenos del «viejo HUCA»
Los terrenos del «viejo HUCA»

Redacción

Dos años y medio han pasado desde el traslado del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), dejando atrás sus antiguas instalaciones en el barrio de El Cristo. Los edificios y terrenos, hoy día abandonados, parecen haberse detenido en el tiempo y ya empieza incluso a proliferar cierta vegetación en sus arcenes. Por este motivo, vecinos de la zona decidieron movilizarse hace unos meses para tratar de aprovechar y darle usos a esas construcciones que, otrora, marcasen el destino del oeste de Oviedo. Y en cierto modo, con su inactividad, el «viejo HUCA» sigue haciéndolo. Así se han terminado constituyendo como la plataforma SOS Viejo Hospital, integrada por vecinos de los barrios de El Cristo, Buenavista y Olivares, que ya está consiguiente sus primeras victorias en la zona. El Principado ha accedido a comenzar la construcción de un parque en los terrenos de las inmediaciones del helipuerto y lo próximo podría ser un centro social. Aún así, solo es el comienzo de un proceso de aprovechamiento de las instalaciones que desde la plataforma vaticinan que será «largo», en torno a los tres años, por lo que hacen hincapié en darle importancia a los usos provisionales. Ya se barajan algunos como una ampliación del ambulatorio de El Cristo, una biblioteca o un centro polivalente y el ayuntamiento presenta hoy el Proceso de Participación ciudadana para elegir el resto.

«Principalmente detectábamos dos carencias en la zona que eran un parque un centro social, que no hay en este momento», cuenta Nacio González, portavoz de SOS Viejo Hospital. El Principado accedió a la construcción del parque y ve muy posible la creación de un centro social, que sería ubicado en la antigua lavandería. «Ambas partes teníamos una idea diferente del tipo de parque que pretendíamos crear. Se llegó a un acuerdo y el proceso se llevará en dos fases», prosigue González. En la primera se instalarán bancos, iluminación, accesos desde la calle Julián Clavería y la implantación de un huerto ecológico. En la segunda, que probablemente se complete a finales de primavera, se instalarán máquinas de ejercicio para las personas mayores, zonas de juego para los niños, mesas de ping-pong, canchas para jugar al fútbol o baloncesto, una pista para correr, etc.

Respecto a la falta de un centro social, Nacio González muestra su indignación y afirma que «aún está en el aire». Los dos centros sociales de la zona están en el Carlos Tartiere -C.S. La Eria- y en calle Burriana -C.S. El Cristo II- pero ambos presentan «carencias». «El del Tartiere tiene una accesibilidad muy mala, hay cuestas muy empinadas para la gente mayor, queda lejos... El de Burriana tiene titularidad privada, lo cual es bastante sangrante ya que tenemos edificios abandonados y el ayuntamiento está pagando un alquiler por él”, sostiene el portavoz.

Proceso de Participación Ciudadana

Desde SOS Viejo Hospital pretenden que los usos que se le vayan a dar a los terrenos sean decididos por los habitantes de Oviedo mediante un Proceso de Participación Ciudadana. «Nos hemos reunido con el Ayuntamiento, el Principado y la empresa Paisaje Transversal, que será la encargada de llevar el proceso», confirma González. En este sentido la asociación ya ha empezado a decidir cuáles serán los siguientes pasos en una reunión celebrada hace unos días con representantes de Paisaje Transversal. En ella se informó de que el Proceso de Participación constará de cinco fases y se concretaron las accciones de cada una de ellas, advirtiendo de que el total del proceso podría durar mínimo tres años.

En la primera fase se recogerán las necesidades y opiniones de los vecinos de la zona y de toda la ciudad. Después se trabajará sobre las propuestas más estratégicas para el concurso de ideas. El comienzo de ésta primera fase será el lunes 7, con el acto de presentación que tendrá lugar a las 13.00 horas en el Ayuntamiento de Oviedo. La programación se extenderá hasta finales de año a través de diferentes actividades desarrolladas en distintos puntos de la ciudad. También se procederá a la habilitación de los dispositivos de participación ciudadana en dos zonas. Una será en el entorno del hospital -la Escuela Oficial de Idiomas y el Calatrava- y la otra en otras partes de la ciudad como la Facultad de Historia en el Milán y el Centro Social de la Corredoria. También habrá un dispositivo itinerante que recorrerá la ciudad.

Objetivo final: recuperar la vida en el barrio y crear un espacio multifuncional

El traslado del HUCA no dejó tras de sí únicamente unos edificios vacíos, sino que tuvo un gran impacto en la vida de los barrios adyacentes. «Era una zona importante de estudiantes y trabajadores que daban bastante vida, alquilaban vivienda, eran empleados del hospital o regentaban negocios», asegura González, añadiendo que ahora mismo «la mayoría de habitantes que quedan son personas mayores y se han cerrado muchísimos comercios». Por ello, lo que se busca es crear un espacio multifuncional que cubra necesidades de carácter social y que generen actividades económicas que repercutan en los barrios. En este sentido ya hay un acuerdo con la Tesorería General de la Seguridad Social por el que se le cederían veinte mil metros cuadrados y con el Ministerio del Interior hay conversaciones. «No queremos solamente un parque, queremos que se convierta en algo que una a todos», sentencia González.

Según el portavoz de SOS Viejo Hospital lo psicológico influye mucho ya que la gente empezó un poco «desanimada». «Cuando han visto que hay compromisos claros, que recuperamos la romería del Cristo y que los políticos están colaborando el optimismo está creciendo mucho», afirma Nacio. «Que no hay solución, que lo mejor del barrio ya pasó... Que la gente piense eso hace que nadie quiera emprender en la zona o que se les quiten las ganas de vivir aquí. Dando solución al hospital quizá todo podría cambiar», concluye.

Apoyo «total» de otras asociaciones y sus reivindicaciones particulares

Respecto a las iniciativas para con el viejo HUCA el presidente de la Asociación de Vecinos de Olivar y vicepresidente del Distrito 5, Joaquín Salas, muestra su «total apoyo a sus vecinos inmmediatos». Según Salas el tema del viejo hospital es uno que «si se deja pudrir puede acabar muy mal», así que tiene claro que se debe hacer: «moverse y actuar». «No es posible que un barrio como Buenavista no tenga ni siquiera un centro social y sin embargo sí que tenga tantísimos edificios y metros cuadrados abandonados», a lo cual añade que el edificio de la antigua lavandería sería un lugar «genial» para su instalación. «Hay que moverlo y luchar por ello. Si los vecinos no actuamos, nadie va a venir a hacerlo por nosotros ni solucionar nuestro problemas», agrega, insistiendo de nuevo en su «absoluto apoyo» a la plataforma que trabaja por el viejo hospital.

Por otro lado, en Olivares también cuentan con sus reivindicaciones particulares. Entre ellas están las contribuciones especiales por la urbanización de las parcela, la carencia de regulación del tráfico -especialmente en la intersección entre las calles Rotella y Antonio Sánchez Antón, con 12 carriles y ningún semáforo-  al haberse convertido en una zona de paso, o la que más les urge en este momento: que sus calles tengan nombre. «No aparecemos en el callejero. No hay nombres, solo tenemos números. Hace 30 años éramos cuatro y nos arreglábamos,  pero ahora somos 4.000 y es un caos», comenta Salas. «Si tiene que venir una ambulancia se pierde antes de llegar a la casa. Cuando viene un nuevo cartero el correo no llega porque no sabe dónde está cada casa. Incluso se dio el caso hace poco de un fallecimiento en el barrio y el coche fúnebre estuvo media hora dando vueltas», afirma, añadiendo que les «pasaron la patata caliente» de elaborar un plano delimitando las calles, cosa que hicieron y entregaron al ayuntamiento. «Tenemos muy buen diálogo con ellos, pero no termina de materializarse en hechos», agrega el presidente de la asociación.

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

El «viejo HUCA» marca el destino del oeste de Oviedo