Homenaje a Leopoldo Alas Argüelles en el lugar donde fue fusilado

El Ayuntamiento coloca una placa en recuerdo del rector y «todos los que perdieron la vida en defensa de sus ideas» ochenta años después de su asesinato

Acto en recuerdo del rector Alas
Acto en recuerdo del rector Alas

Oviedo

Los jardines del actual Archivo Histórico de Asturias, ubicado en la antigua cárcel de Oviedo, lucen desde este lunes una placa en recuerdo del rector Leopoldo Alas Argüelles al cumplirse los 80 años de su fusilamiento por las tropas franquistas.

La placa, que rinde homenaje a Alas «y a todos los que perdieron la vida en defensa de sus ideas», ha sido descubierta este lunes durante un acto al que ha asistido el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, junto a descendientes del rector que murió gritando «viva la libertad».

Leopoldo Alas, catedrático de Derecho Civil e hijo del autor de «La Regenta», fue diputado de las Cortes Constituyentes de la II República y subsecretario de Justicia, aunque se apartó de la política en 1933 para dedicarse a su trabajo como rector. Condenado a muerte por un consejo de guerra, fue acusado de un delito de inducción a la rebelión militar relacionado con la revolución de octubre de 1934 y fusilado el 20 de febrero de 1937.

Su figura ha sido glosada por el ex rector de la Universidad de Oviedo Alberto Marcos Vallaure, que le ha descrito «como un universitario ejemplar» con un «currículum muy poco común a principios del siglo XIX».

Su nieto, el catedrático universitario Leopoldo Tolivar Alas, ha agradecido el descubrimiento de la placa, y también el emplazamiento, los mismos jardines donde fue fusilado. «Estos muros no pierden el dramatismo, hoy es momento de mirar al futuro y luchar por los valores que defendió mi abuelo, por la libertad, la democracia, el laicismo y recordar a todos los que, como él, perdieron su vida por defender unos ideales que yo también defiendo», ha añadido Tolivar.

Por su parte, el actual rector, Santiago García Granda, ha señalado que «al hijo de Clarín lo mataron los enemigos de su padre» por escribir «La Regenta» y ha recordado también a Miguel de Unamuno, homólogo de Alas en la Universidad de Salamanca, y para el que la institución siempre fue «el templo de la inteligencia».

Para el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, su ciudad debía a Alas, ochenta años después de ser fusilado por unos «miserables», un homenaje que sirve para mantener viva la memoria de los que, al igual que él, «pagaron con su vida la defensa de la libertad y la democracia». Además, ha recordado que, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, el Ayuntamiento ha quitado a una calle de Oviedo el nombre de Coronel Aranda, al que se considera último responsable del fusilamiento de Alas, y que ha pasado a denominarse Trece Rosas.

Alas Argüelles, que desde 2007 cuenta también con una placa de reconocimiento en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo, fue el único rector en ejercicio fusilado durante la Guerra Civil junto al de la Universidad de Granada, Salvador Vila Hernández.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Homenaje a Leopoldo Alas Argüelles en el lugar donde fue fusilado