La catedral saca brillo al Arca Santa

El Cabildo comienza la restauración de la caja que conserva las principales reliquias de la basílica, entre ellas el Sudario. Acomete también la reparación de la fachada del claustro

El Arca Santa de la catedral de Oviedo.El Arca Santa de la catedral de Oviedo
El Arca Santa de la catedral de Oviedo

Redacción

El Cabildo de la catedral de Oviedo ha iniciado las obras de restauración del Arca Santa en la que se guardan algunas de las principales reliquias que se conservan en la basílica ovetense, entre ellas el Santo Sudario. El proyecto de restauración está dirigido por la restauradora de Orfebrería del Instituto del Patrimonio Histórico Español, María Paz Navarro, y su ejecución ha sido adjudicado a la empresa Talleres de Arte Granda, «por su experiencia en trabajos similares de gran minuciosidad», según ha informado el Cabildo. A partir de una radiografía que permite observar las carencias y defectos del Arca Santa se desmontarán sus placas de plata y se procederá a su limpieza así como a la revisión de la madera.

El Arca data de la segunda mitad del siglo XI, en concreto de la época de Alfonso VI de León (hacia 1075), aunque otras propuestas la situarían cerca de 1120 y la leyenda sobre sus orígenes afirma que proviene de una antigua caja de madera -de cedro- que contenía, en Jerusalén, reliquias de Jesús y de María. Las posteriores invasiones de Tierra Santa habrían obligado a trasladarla inicialmente a Alejandría para llegar luego a España, a través de Cartagena, y, posteriormente, a Sevilla y a Toledo donde se habría construido una nueva caja para sustituir a la antigua. Empujada por la invasión musulmana, el Arca habría sido ocultada durante 80 años en la cueva de Santo Toribio en el monte Monsacro antes de ser trasladada hasta Oviedo por Alfonso II El Casto.

Otras obras

De forma paralela a esta actuación, el Cabildo está acometiendo las obras de reparación de la fachada del claustro catedralicio ante los desprendimientos de piedra que han tenido lugar en esta zona, un proyecto del que es responsable el arquitecto del plan director del templo, Jorge Hevia. Ante la ejecución de dicho proyecto, financiado por el Cabildo al igual que la restauración del Arca, el Consejo de Patrimonio Cultural emitió un informe favorable que recordaba que las intervenciones y usos de estos espacios «no pueden alterar el carácter arquitectónico y paisajístico del área, perturbar la contemplación del bien, o atentar contra la integridad física del mismo».

El Cabildo se «congratula» de esta postura y recuerda que ha denunciado en numerosas ocasiones «el perjuicio que suponen ciertas actividades en la plaza, que conllevan un alto nivel sonoro, con sus correspondientes vibraciones en la piedra y las paredes del templo».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La catedral saca brillo al Arca Santa