«¡Qué a gusto me sentí con él! Pero nunca pude decírselo»

El cuartel de Rubín fue el otro escenario donde se recordó al bombero fallecido a través de un discurso que terminó entre lágrimas

El emotivo mensaje de los compañeros de Eloy El cuartel de Rubin fue el otro escenario donde se conmemoró al bombero fallecido a través de un discurso que terminó entre lágrimas

Redacción

Uría 58 fue el primer escenario en el que los bomberos asturianos, los compañeros de Eloy Palacio, quisieron recordarle en el aniversario de aquél fatídico día en el que perdió la vida. No sería el último. Tras el céntrico acto de mediodía, las sirenas tomaron rumbo al cuartel de Rubín, donde está instalado el Cuerpo de Bomberos de Oviedo. Allí tendría lugar, frente al Edificio de Seguridad Ciudadana, un emotivo discurso de parte de sus compañeros. Un mensaje cuyo lector, un bombero que trabajó con el fallecido en sus últimos minutos y portavoz en esta ocasión, apenas pudo terminar con visible dificultad, voz temblorosa y las lágrimas invadiendo sus ojos.

«Hoy hace un año que cambió mi vida. Hoy hace un año que cambió la vida de muchos bomberos. Hoy hace un año que drásticamente cambió la vida de una familia. Y es que no volverán a ver nunca más a un compañero, a un amigo, a un padre y a un marido», leía el bombero a todos los asistentes junto a un retrato del fallecido y la familia de este en primer término. «Hoy hace un año el bombero Eloy Palacio Alonso, mostrando una gran profesionalidad y compañerismo, acudió a la llama del deber. Oviedo y sus compañeros le necesitaban, ¿cómo no iba a acudir a esa llamada?», prosiguió, añadiendo que llamó a su mujer para despedirse de ella sin saberlo.

El portavoz también hizo hincapié en su estrecha relación con Eloy. «Tuve el inmenso honor de trabajar con él las últimas horas de su vida. Trabajé muy pero que muy a gusto con él, pasamos momentos de miedo y peligro en condiciones muy duras, pero ¡qué a gusto me sentí con él! Pero nunca pude decírselo», confesó poseído por el llanto y arropado por los aplausos.

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

«¡Qué a gusto me sentí con él! Pero nunca pude decírselo»