Taboada airea en Madrid su «dolor y asco» por el «caso Pokémon»

La teniente de alcalde ha participado como ponente en el Foro Nueva Cultura del Agua, desde donde ha reclamado que el ayuntamiento «extreme los controles» sobre la gestión del servicio

Ana Taboada, a la izquierda,
Ana Taboada, a la izquierda,
europa press
Redacción

Los votantes que han reelegido masivamente a Agustín Iglesias Caunedo como presidente del Partido Popular en Oviedo no son los únicos que lo han tenido muy presente esta mañana. La teniente de alcalde de Oviedo, Ana Taboada, ha aludido al exalcalde y exedil ovetense y a su presunta implicación en el «caso Pokémon»  que investiga, entre otros presuntos delitos, los tratos de favor políticos a la empresa Aquagest durante los gobiernos populares del PP en el ayuntamiento ovetense.

Lo ha hecho en el contexto del Foro Nueva Cultura del Agua, donde la edil de Somos ha manifestado el «dolor y asco» que le produce «leer los autos de esta valiente investigación judicial, o las transcripciones de las escuchas telefónicas, que dan idea del grado de contaminación que padece la vida política española, y que afecta hasta a los municipios más pequeños». Taboada ha enumerado en el encuentro madrileño «regalos a palcos en el Bernabéu, estancias en balnearios de lujo y en el caso de Oviedo, el supuesto pago de tres viajes, a Nueva York, Florida y Croacia, al entonces concejal de economía y después alcalde ovetense, Agustín Iglesias Caunedo, con apartados que dan náuseas».

En ese contexto, la teniente de alcalde ha pedido que el ayuntamiento de Oviedo «extreme los controles» sobre la empresa que gestiona el agua en Oviedo. «Pese a la resistencia de ciertos sectores de la ciudadanía», ha dicho Taboada, el PP vendió la gestión del agua por 50 años a la empresa FCC-Aqualia, adelantando un modelo que en los años siguientes adoptaría más de la mitad de los municipios del país: un canon inicial alto y una concesión a muy largo plazo y un contrato que garantiza que sea muy difícil y gravoso dar marcha atrás. A juicio de Taboada a ello hay que sumar la «ausencia total de control» por parte de la administración durante más de dos décadas.

Por todo ello, la teniente de alcalde ha concluido que «ha llegado la hora de extremar la vigilancia del funcionamiento de nuestras contratas». «Hemos trasladado a nuestros compañeros en la junta de gobierno nuestra preocupación por la ausencia de control de las adjudicatarias de servicios públicos, en especial la del agua». 

Comentarios

Taboada airea en Madrid su «dolor y asco» por el «caso Pokémon»