Una senda verde peatonal para acceder a Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo

El alcalde explica sus planes para proteger el prerrománico y para poner en valor el patrimonio natural de la ciudad


Redacción

El tripartito aspira a recuperar el patrimonio natural y cultural del Monte Naranco y ya tiene varios proyectos encima de la mesa para conseguir su objetivo. Una de las prioridades es poner en valor Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, para lo que pretende construir una variante que libere el tráfico en la zona y permita la conservación de los monumentos prerrománicos. Además de la construcción de esa vía alternativa, de 1,4 kilómetros, el equipo de gobierno maneja varias opciones para acceder a los complejos arquitectónicos. Wenceslao López, alcalde de la ciudad, explica en qué consisten los tres proyectos en fase de estudio y se decanta por una senda verde peatonal, con puentes de madera, para llegar a las edificaciones. Su coste podría rondar los dos millones, a los que habría que sumar otros dos de la carretera.

El proyecto en el que trabaja el ayuntamiento consta de dos fases. Por una parte, la carretera, que en palabras del alcalde tendría un trazado «desde el mirador a la parrilla de Buenos Aires». López añade que sería «una carretera suave» de una extensión aproximada de 1,4 kilómetros. De esta forma, se desviaría el tráfico antes de llegar a los monumentos, con lo que se facilitaría su conservación.

El otro objetivo es unir el parking, donde la carretera se desvía hacia Ules o el Centro Asturiano, con Santa María del Naranco. El alcalde explica que «esto está más avanzado», y afirma que hay un estudio realizado «con distintas alternativas». Una de ellas es usar el mismo camino existente, «pero mejorándolo», sostiene López, quien cifra el gasto de ese proyecto en medio millón de euros. Otra alternativa es utilizar «parte de la carretera hasta donde empieza el camino asfaltado», opción que costaría 670.000 euros pero tiene el problema de que «hay que expropiar fincas».

La tercera alternativa, la que el alcalde califica de «más natural» sería la construcción de «un camino peatonal por zona verde». «Se haría un camino que tendría alguna rampa del 6%», señala López. El principal problema es que hay que expropiar «mucho más y el coste es de 2 millones». «Yo creo que el dinero es importante, pero en este caso pasa a un segundo término», asevera el regidor, quien reconoce que se inclina por esa tercera opción. Además, añade que en esa alternativa podrían incluirse puentes de madera y sería «un valor añadido a estas joyas del prerrománico».

Posteriormente, cuando se finalice la conexión de la carretera, se podría conectar Santa María y San Miguel.

Recuperación del Naranco

Al margen de poner en valor los monumentos, Wenceslao López asegura que hay otras actuaciones en marcha para «recuperar la parte natural del Naranco». Con el plan de empleo «se actuará sobre los caminos, se limpiará, se reducirá el riesgo de incendio y se hará más accesible», señala. También asegura que continuarán con la reforestación.

«Un objetivo del equipo del gobierno es el Naranco», reconoce el alcalde, ya que «es un patrimonio de Oviedo muy importante, que lleva siglos abandonado y para la mayoría de los ovetenses es una especie de Totem». «Conviene actuar sobre él para adecentarlo», apostilla.

Por ello, aunque el tripartito tiene en marcha todos estos proyectos, López pide calma y afirma que «hay que ser realistas y no precipitarse, porque muchos procesos llevan su tiempo». Además, adelanta que pretenden incorporar el Pevidal, que lo ceda el Principado para «crear un Centro de Interpretación de la Naturaleza del Naranco».

En resumen, se trata de un paquete amplio de medidas para recuperar la zona. «Esperamos en este mandato conseguir alguna de ellas, esperamos que en el tiempo que nos queda podamos dar pasos importantes y que se note que va en serio», concluye López.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Una senda verde peatonal para acceder a Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo