Oviedo crea la figura del sereno del siglo XXI

El ayuntamiento contratará «cuidadores de barrio». La modificación de la ley de contratos menores permitirá al equipo de gobierno impulsar su «plan de economía natural»


Redacción

Oviedo contratará «cuidadores de barrio», una especie de serenos del siglo XXI pero sin tanta capacidad de vigilancia y muy pegados al vecindario. Se trata de un viejo proyecto del equipo de gobierno -incluido en el plan de economía natural- y que ahora, gracias a la modificación de la ley de contratos menores, podrá cristalizar. El cambio normativo posibilitará que las cláusulas sociales tengan más peso en la concesión de contratos y eso supondrá que el precio no sea el elemento determinante en las adjudicaciones, como ocurría hasta ahora. En la práctica, este ayudará, según explica Rubén Rosón, concejal de Economía, «a generar tejido empresarial local» y fomentará una contratación pública «responsable».

La creación del puesto de cuidadores de barrio será una de las consecuencias a corto plazo del cambio de la ley, pero no la única. El ayuntamiento no tiene definido cuántos empleos creará y las funciones definitivas del puesto están por definir, pero Rosón afirma que «podrán acompañar a los vecinos por la noche y ayudar, fundamentalmente, a las personas mayores».

Y la nueva ley traerá consigo muchas más modificaciones. Otra será, por ejemplo, el cambio en el servicio de atención a domicilio, donde el edil espera que tengan más peso las empresas que apuestan por la economía social. En resumen, los cambios contribuirán a una vieja aspiración del tripartito, la de impulsar el plan de economía natural. No se trata solo de introducir cambios a futuro en los contratos que están en vigor, si no que ayudará a introducir «nuevos servicios». Y ahí es donde el edil defiende que se abre un amplio abanico de posibilidades.

Los cambios en la ley

Rubén Rosón ha participado en Madrid en unas jornadas para conocer en profundidad las consecuencias que tendrá el cambio en la ley de contratos menores. Según explica el concejal, se produce «un cambio de paradigma», ya que el precio deja de ser el criterio fundamental en las concesiones de los contratos. Ahora es solo un punto más a tener en cuenta. «Se van a poder introducir las cláusulas sociales como un criterio sustancial, no como uno subjetivo, que era lo que pasaba antes» añade.

Rosón asegura que los cambios -que entrarán en vigor en abril de 2018 a pesar de que es una exigencia del Parlamento Europeo del año 2015- hacen que «muchas de las reivindicaciones que llevábamos haciendo los ayuntamientos que queríamos una contratación más sana se cumplan». «Se tendrán en cuenta criterios como los derechos laborales, impulsará el tejido local, servirá para apoyar a pequeñas empresas y esto significará que no se lo llevarán todo las grandes empresas, que son las que lo tienen más fácil para competir en precio», asevera.

Además, la ley introduce otro cambio que también contribuirá a fomentar una economía más social. «Se podrán hacer reservas de contrato -ya lo hacía la otra ley con el 8% a centros especiales de empleo y empresas de inserción- y ahora se incluyen también las empresas de la economía social, que son las que tienen democracia interna, como las cooperativas y las sociedades laborales limitadas», apunta Rosón. «En esta reserva se puede definir el porcentaje cada año por cada administración, por lo que en la práctica facilita la inserción laboral a través de cooperativas, y obliga a que parte de los servicios estén prestados por estas empresas».

Evitar la prevaricación

La ley también intenta poner coto a la prevaricación. Son muchos los casos, en varios ayuntamientos españoles de diverso signo político, en los que los partidos aprovechaban la normativa para fraccionar los contratos en otros menores -los de menos de 18.000 euros- y así poder dar «a dedo» los servicios a empresas afines, ya que las exigencias para adjudicarlos eran más laxas. Con el nuevo cambio, Rosón asegura que esto ya no puede pasar, ya que «antes podía adjudicarse sin publicidad, pero eso ahora ya no ocurre». «Con la nueva ley, también se gana en transparencia», apostilla el concejal.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Oviedo crea la figura del sereno del siglo XXI