¿Hay que retirar la estatua de Woody Allen en Oviedo?

Un colectivo feminista reclama que se elimine mientras el ayuntamiento asegura que no le consta la petición pero que la estudiaría

Un cartel con acusaciones contra Woody Allen cuelga durante una manifestación contra la violencia de género
Un cartel con acusaciones contra Woody Allen cuelga durante una manifestación contra la violencia de género

En 2002, cuando Woody Allen recibió el premio Príncipe de Asturias de las Artes, en un acto en el auditorio de Oviedo, afirmó que la ciudad era «como un cuento de hadas» lo que le valió que el consistorio aprobara eregirle una estatua en una de las calles más céntricas y concurridas de la urbe. La apostilla jocosa al comentario del cuento de hadas, «con príncipe y todo», quedó fuera de la memoria y de la placa que recuerda su declaración. Desde entonces, la escultura se ha convertido en una de las paradas imprescindibles para los miles de turistas que acuden a Oviedo y que la han elegido como uno de sus lugares predilectos para tomar una foto de recuerdo. Fue objeto de episodios de vandalismo esporádico cuando alguien se dedicó a romper sus gafas, pero la estatua se mantuvo, como suelen las estatuas, impertérrita en el paso del tiempo. Hasta ahora. Esta semana (aunque ya lo habían solicitado meses atrás) la Plataforma Feminista d'Asturies reclamó al ayuntamiento que retire la imagen del cineasta después de las acusaciones crecientes sobre presuntos abusos a su hija adoptiva Dylan Farrow.

La petición llega en un momento singular, en  el auge de todo un movimiento internacional que ha puesto el foco en episodios terribles y sistemáticos de acoso sexual en la industria del cine norteamericano con el productor Harvey Weinstein en el epicentro de las acusaciones, aunque no es el único ni mucho menos. ¿Debe retirarse la estatua de Woody Allen en Oviedo? A la concejala de Atención a las Personas e Igualdad del Ayuntamiento de Oviedo, Marisa Ponga, no le consta que haya llegado una reclamación formal, ni tampoco informal, al consistorio en este sentido. «No ha llegado es petición al Consejo de Igualdad, si se plantea se debatirá dentro de ese ámbito de pluralidad de distintos grupos políticos y movimientos feministas que están representados. Si se plantea algo se discutirá y el gobierno local tomará una decisión pero no podemos avanzar nada porque no nos ha llegado nada».

La presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias, Jessica Castaño, se mostró, en todo caso, escéptica respecto a la utilidad de una medida de este tipo. «Puede quedar bonito y alguien se puede poner una medalla, pero quitarla no arreglaría nada. El gasto que pueda suponer quitar la estatua prefiero que se dedique a reforzar el Observatorio de la Violencia de Género, si nos llega una mujer con problemas ¿de qué le va a servir esto? lo más importante sigue siendo atender las órdenes de protección».

En todo caso, Castaño sí apuntó a la necesidad de tener en cuenta casos como este «de aquí en adelante. A la hora de poner una estatua o dedicarle una calle a alguien habrá que tener un horizonte más amplio, saber lo que hay detrás porque lo que esta claro es que ha sido una metedura de pata».

La diputada asturiana Sofía Castañón --Secretaria de Feminismos Interseccional y LGBT de la Ejecutiva de Podemos-- reclamó que se aborde el debate con seriedad y perspectiva. «Quizás se convierte en celebridad a la gente con mucha alegría y menos reflexión. Desde luego que hay determinadas acciones en la vida que no exonera la obra artística. Y sí, desde luego no es lo mismo tratarlo con nuestros contemporáneos, que los análisis posteriores de quienes han pasado a la historia», apuntó.

El movimiento #Metoo (to también) y Time's up (llegó la hora) ha llevado a muchísimas mujeres, muchas de la industria del cine, a denunciar casos de acoso por parte de directores y productores que se han prolongado en silencio durante décadas. Para Castañón, se trata de una cuestión de la que lleva tiempo alertando desde hace mucho tiempo «y no es tanto que el cine sea pionero como ámbito sino que cuenta con una mayor visibilidad, y son conscientes de esto y coherentes con lo que quieren denunciar. Por otra parte, en el cine español, y en el teatro, en las artes plásticas, en el deporte, en la literatura, ya hay denuncias similares».

La Plataforma Feminista de Asturias reclama la retirada de la estatua de bronce que reproduce la figura de Woody Allen en el centro de Oviedo al considerar que «no es digno de ser homenajeado» de esta forma por las denuncias de abusos sexuales por parte de su hija adoptiva Dylan Farrow. La plataforma ya realizó dicha petición de forma informal frente a la misma estatua durante la manifestación contra la violencia machista celebrada el 25 de noviembre, coincidiendo con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Eva Irazu, miembro de este colectivo, ha explicado que el «cauce» para pedir formalmente la retirada es el Consejo de Mujeres del Ayuntamiento de Oviedo, donde la plataforma no tiene representación, pero sí alguna de las asociaciones que la integran. La plataforma tiene previsto reunirse el próximo sábado para preparar la jornada de huelga convocada por el movimiento feminista para el 8 de marzo, un encuentro en el que, a raíz de las nuevas acusaciones de Dylan Farrow contra su padre adoptivo, aprovecharán para retomar su pretensión de retirar la estatua. El objetivo, ha dicho, es que alguna asociación lleve al Consejo de Igualdad dicha petición al Ayuntamiento de Oviedo «para que al menos se debata». «Queremos que se retire porque no es un tipo digno de ser homenajeado» en las calles de Oviedo, ha subrayado Irazu.

La estatua, de bronce y estilo hiperrealista, fue instalada en la céntrica calle de las Milicias Nacionales en 2003 a modo de homenaje por las palabras que el director, guionista y actor le dedicó a Oviedo en su visita para recoger el Premio Príncipe de Asturias. «Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella y peatonalizada; es como si no perteneciera este mundo, como si no existiera...Oviedo es como un cuento de hadas», dijo el cineasta, cuyas palabras acompañan la estatua que inmortalizó su paso por la capital asturiana. La figura, que reproduce al artista caminando y es obra del escultor asturiano Vicente Santarua, se ha convertido en un reclamo para turistas y en uno de los puntos más fotografiados de la ciudad.

Woddy Allen es un amante declarado del Principado y de hecho en 2007 eligió localizaciones de la región para rodar algunas de las escenas de la película «Vicky Cristina Barcelona», protagonizada entre otros por Javier Bardem y Penélope Cruz. Además, el artista estadounidense ha visitado en varias ocasiones la ciudad de Oviedo en sus vacaciones privadas por Europa.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

¿Hay que retirar la estatua de Woody Allen en Oviedo?