El portero que se cameló la herencia de un anciano de 98 años

Juzgan a un hombre en Oviedo por estafa después de apropiarse de 43.000 euros de una persona e influirle para incluirle en su testamento


Era portero en dos edificios de Oviedo, en uno de ellos se labró la confianza de un anciano de 98 años, al que acompañaba a entidades bancarias cuando quería retirar alguna cantidad de dinero, El problema es que consiguió convencerle de que sacara cantidades mayores de las que el hombre necesitaba para apropiárselas --hasta una suma de 43.000 euros-- e incluso logró que le incluyera en su testamento como heredero, aunque fue aquí cuando la familia del anciano tomó medidas. Es el relato de la Fiscalía para elaborar la acusación por la que se reclama a este portero una pena de tres años de cárcel.

En el relato de la acusación se indica que el anciano, pese a su elevada edad «no presentaba alteraciones del pensamiento, inteligencia y voluntad, y conservaba un juicio correcto de la realidad, aunque podría tener un cierto déficit en la memoria de fijación y, aunque mantenía la capacidad para tomar decisiones respecto a las cuestiones de la vida diaria, era una persona muy confiada con terceros». Entre enero de 2012 y agosto de 2013, el acusado, portero en dos inmuebles de la misma avenida, logró hacerse con un total de 43.474,71 euros. Lo lograba acompañando al hombre (nacido en 1915) a los bancos en los que tenía alguna cuenta «y le inducía a retirar cantidades de dinero muy superiores a sus necesidades vitales, que luego conseguía que le entregara». En un determinado momento, y siempre según el relato de la acusación, el portero dio un paso más y «tal era su influencia sobre la víctima, que consiguió que le nombrara heredero en su testamento», aunque la familia del anciano «descubrió lo que ocurría y lo revocó».

En el juicio que se celebrará ahora en Oviedo, la fiscalía acusa al portero de un delito continuado de estafa y reclama que se le condene a 3 años de prisión, inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como las costas del juicio y el pago de una indemnización por la cantidad 43.474,71 euros. 

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El portero que se cameló la herencia de un anciano de 98 años