Los puntos del pacto de gobierno que el tripartito ya ha cumplido (y los que no)

Somos, PSOE e IU se muestran satisfechos con el porcentaje de promesas ejecutadas y esperan dejar cerrados los proyectos más relevantes en el último año de legislatura

De izquierda a derecha: Ana Taboada, Ana Rivas e Iván Álvarez
De izquierda a derecha: Ana Taboada, Ana Rivas e Iván Álvarez

Redacción

Tres años dan mucho. Y en política para mucho más. Durante ese periodo, Oviedo ha dado un giro de 180 grados, aunque los cambios no siempre gustan a todo el mundo. La capital estaba acostumbrada al rodillo del PP, que implantó un modelo con el que el tripartito -Somos, PSOE e IU- ha querido romper desde el primer momento. El pacto de gobierno de las tres formaciones estaba constituido por cinco pilares principales: urbanismo y medio ambiente; economía y empleo; transparencia y participación; política social y cultura-educación. 34 meses después de la llegada a la alcaldía de Wenceslao López, los miembros del ayuntamiento hacen balance. Coinciden en el alto grado de cumplimiento de su programa y se muestran confiados en rematar en el último año de legislatura los grandes proyectos que tienen en marcha.

Compromisos cumplidos o en ejecución

El apartado de urbanismo y medio ambiente está formado por 17 puntos. De ellos, ya están cumplidos o en proceso la revisión del plan de transporte y movilidad sostenible (con el transporte público como uno de los emblemas del cambio); la revisión del Plan General de Ordenación Urbana; el plan de actuación sostenible del Monte Naranco y río Nora; en el medio rural, la preservación y desarrollo con obras de saneamiento, agua e infraestucturas; el plan integral de rahabilitación de los barrios, con el plan especial del Oviedo antiguo; la recuperación de la fábrica de La Vega; la solución mediante un bulevar de la antigua A-66 y la protección de Santuyano; la protección del parque San Francisco y paseo de los Álamos y la agilización de los procesos para resolver el uso de los terrenos y edificaciones del antiguo HUCA.

En economía y empleo, el tripartito ha revisado los impuesto, tasas, exenciones y precios públicos para que recojan «principios de equidad, suficiencia y progresividad»; ha impulsado el pequeño comercio de proximidad; agotado las posibilidades legales de introducir en la contratación pública cláusulas sociales; generado empleo público y extendido el pago del IBI excluyendo cualquier ventaja fiscal.

En cuanto a democracia municipal, el tripartito ha publicado el patrimonio de los cargos públicos y limitado los salarios. También ha finalizado o puesto en marcha la apertura de la participación ciudadana a los presupuestos; la normalización del uso de las consultas populares; la revisión del reglamento de participación ciudadana; la puesta en marcha de los consejos de distrito; la potenciación de las nuevas tecnologías y el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica para eliminar la simbología no democrática de la ciudad.

En el punto que engloba la política social han puesto en marcha el plan de rescate ciudadano para personas en situación de riesgo o exclusión social; el compromiso con las políticas de salud y prevención de Oviedo; el plan contra la discriminación por razón de género y orientación sexual y la potenciación de la red municipal de servicios sociales.

En cultura y educación, la ampliación de las becas comedor, alimentación infantil, becas de libros; apertura de centros educativos en periodos vacacionales; el programa de refuerzo escolar a alumnos de familias sin recursos; el apoyo a las políticas de prevención de acoso; la culminación del plan de cobertura de zonas deportivas escolares y cesión de terrenos para IES; la puesta en marcha de la Universidad Popular de Oviedo; la Fundación municipal de cultura y su apoyo a la creación de cultura; la descentralización y diversificación de la cultura y la normalización del asturiano.

Compromisos sin cumplir

El tripartito ya ha cumplido o puesto en marcha buenas parte de sus proyectos e ideas, pero todavía tiene trabajo para cumplir con todo el programa. Además de culminar parte de los proyectos que ya están en marcha, tiene que arrancar otros. Entre ellos, destacan por ejemplo el plan energético municipal; el plan integral de ahorro de agua y racionalización del uso municipal o la recuperación de la fábrica de gas como espacio público. En economía y empleo, todavía está pendiente la creación de la oficina de desarrollo local y gestión de proyectos. En democracia municipal, destaca la creación de consejos sectoriales de participación en las diferentes áreas de gestión o que las deliberaciones de las comisiones tengan carácter público.

En política social, falta la creación del parque municipal de vivienda social, la creación de la casa de las culturas y el plan local para la migración. Por último, en educación y cultura está pendiente, por ejemplo, la creación de dos centros de interpretación de las fábricas de armas de Oviedo y Trubia.

La satisfacción del tripartito

Los socios de gobierno están satisfechos, en líneas generales, con el grado de cumplimiento del pacto. Los tres son conscientes de que tienen trabajo por delante, pero consideran que con los condicionantes existentes -los pufos heredados del gabinismo, que han condicionado sus políticas, y la falta de personal en el ayuntamiento-, la valoración debe ser positiva.

Ana Taboada, vicealcaldesa de Oviedo, afirma que ya han cumplido sobre un 70% del pacto de gobierno. Taboada señala que el objetivo del tripartito es desarrollar «un nuevo modelo de ciudad más sostenible, amable y cercana al ciudadano». En su opinión, hay proyectos en los que tan solo les ha dado tiempo a esbozar cuestiones estratégicas, y cita los casos de los terrenos del viejo HUCA, el Bulevar de Santuyano, las actuaciones en el Palacio de los Deportes o la recuperación de la Fábrica de la Vega.

La vicealcaldesa destaca que el PGOU está en marcha, y que ahí «se dibujarán unas nuevas líneas alejadas de la especulación». También destaca «el plan de movilidad, la participación ciudadana, el levantamiento de alfombras o la orden de transparencia». Taboada considera que el ayuntamiento «ha avanzado en democracia y se ha abierto a la participación de las asociaciones».

Para el año que queda hasta las elecciones, la edil marca como prioridades poner en marcha el proyecto del Bulevar de Santuyano, seguir con las actuaciones en el Monte Naranco, crear más empleo público, combatir las políticas «austericidas» de Montoro y seguir extendiendo la cultura a los barrios.

Ana Rivas (PSOE), concejala de Infraestucturas, asegura que «no podemos estar satisfechos nunca, nos queda mucho por hacer. Pero es verdad que estamos contentos». Según sostiene, han avanzado muchas cosas del programa y proyectado «todo o casi todo». Rivas explica que tienen «muchas cosas abiertas pero todavía no hemos conseguido cerrar muchas de ellas».

Rivas considera que todas las medidas implantadas son importantes, pero que les gustaría especialmente cerrar los grandes proyectos «porque serán el principio de una transformación de la ciudad». Y cita las actuaciones en el Cristo-Buenavista, Santuyano y La Vega. Pero también se muestra orgullosa de las actuaciones que han hecho en los barrios y en los pueblos o los cambios en el transporte público. También quiere recuperar, en la medida de lo posible, la plantilla municipal, ya que asegura que «estamos bajo mínimos». «A pesar de todas las trabas, hemos planificado y desarrollado muchas cosas», sentencia Rivas, quien añade que «ahora tenemos que poner la guinda».

Por su parte, Iván Álvarez (IU), concejal de Interior, resalta «el alto grado de cumplimiento» del acuerdo de gobierno. En su opinión, «el ruido mediático muchas veces tapa el trabajo del equipo de gobierno, por lo que tenemos que seguir trabajando para disminuir ese ruido». Álvarez destaca que están impulsando «un cambio en el modelo de ciudad, con un concepto de urbanismo alejado del hormigón». Entre los proyectos, cita el Bulevar de Santuyano y la recuperación de la Fábrica de la Vega, pero también menciona otras medidas, como la creación de puestos de trabajo, que «son temporales pero este año superarán los 500». El responsable de interior también sostiene que la zona rural está ahora más atendida y pone en valor la apuesta por la participación ciudadana, por ejemplo con los distritos o los presupuestos participativos.

En cuanto a los retos pendientes, cita entre otros proyectos el museo de la alfarería de Faro y el Polideportivo de Trubia. Además, IU pretende seguir dando pasos en el antiguo Hospital de El Cristo «con el fin de devolver al barrio la economía perdida». También menciona el proyecto del tenis y los campamentos de verano en el Asturcón, lo que, a su juicio, supondrá «el fin del gabinismo».

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Los puntos del pacto de gobierno que el tripartito ya ha cumplido (y los que no)