El proyecto: convertir los cercanías en las cremalleras del centro y los barrios

Los trenes podrían desempeñar un papel clave omo una forma rápida y menos contaminante de unir la ciudad


Redacción

Oviedo paga hoy con sus problemas de tráfico la mala planificación urbanística del pasado, cuando se descontroló la edificación sin que nadie, ni los promotores privados de viviendas ni el Ayuntamiento que debía velar por el desarrollo ordenado de la ciudad, se detuviese a pensar cómo iban a entrar y salir los vecinos de esos nuevos barrios. El nuevo equipo de Urbanismo se ha fijado como meta de su gestión dejar un modelo más sostenible y tiene planes para conseguir un centro con menos coches y más bicis.

Pero no todo lo que se podría hacer para conseguir mejoras está en sus manos. Del Ministerio de Fomento dependen los trenes, que podrían desempeñar un papel clave como una forma rápida y menos contaminante de unir los barrios entre sí y con el centro. Como otros muchos concejos asturianos, y en este problema no le sirven de ayuda ni su tamaño ni su condición de capital de una comunidad autónoma, Oviedo sufre el abandono de las líneas de cercanías gestionadas por la antigua Feve, reconvertida en Renfe Ancho Métrico. San Claudio, por ejemplo, que podría encontrarse a cinco minutos de Uría no dispone más que de un apeadero mal mantenido y unas frecuencias de paso escasas e irregulares.

Comentarios

El proyecto: convertir los cercanías en las cremalleras del centro y los barrios