Equipo campeón busca mecenas

El Oviedo Bádminton, que se entrena y compite en La Corredoria, es uno de los mejores clubes de España de su disciplina. Con 500 jugadores y técnicos entre sus escuelas deportivas y sus equipos federados, ha consolidado una cantera ganadora en la ciudad. Solo falta un patrocinador que haga más fácil cuadrar las cuentas.

Jugadores de División de Honor del bádminton Oviedo
Jugadores de División de Honor del bádminton Oviedo

Redacción

En La Corredoria, a caballo entre los entrenamientos en el viejo polideportivo del barrio y las competiciones en el moderno Corredoria Arena, reside uno de los mejores equipos de bádminton de España, un club de cantera y esfuerzo amateur cuya última frontera está en los Juegos Olímpicos. Es el único lugar al que no han llegado ningún jugador ni ninguna jugadora formados en Oviedo. El resto de las competiciones nacionales o internacionales ya han visto entre sus listas de inscritos los apellidos asturianos de algún participante que dio sus primeros pasos con una raqueta en la mano en alguno de los colegios públicos de la ciudad que, gracias a acuerdos con el Club Bádminton Oviedo, incluyen la disciplina como escuela deportiva entre sus actividades extraescolares.

«No somos el fútbol o el baloncesto, pero llevamos ya 22 años de camino y creo que puede decirse que Oviedo es ya una ciudad con tradición en el bádminton», señala el director deportivo del club, César González. Entre técnicos y jugadores, forman una familia no tan pequeña de casi 500 personas: algo más de 300 alumnos de las escuelas deportivas y un grupo de 150 entrenadores e integrantes de los equipos federados. Y esa cifra no incluye a los padres y otros seguidores devotos de los partidos y las competiciones. En el 2015, el CBO, como todos lo conocen, ganó la liga nacional de División de Honor, la máxima categoría española. En el 2012 y en el año del título, la Asociación de la Prensa Deportiva y el Gobierno autonómico lo distinguieron como el  mejor club deportivo de Asturias.

Para los jóvenes que se entrenan en La Corredoria, los ídolos no juegan en la Champions ni en la NBA. La campeona que les inspira es Carolina Marín, jugadora de Huelva y ganadora en los Mundiales y en los Juegos Olímpicos. Los adolescentes más prometedores ya viajan por toda Europa para representar al club o a la selección española en los campeonatos por países. Dos técnicos que trabajan a tiempo completo, los únicos que viven del bádminton, cuidan de su progresión. En El Cristo, funciona el centro de tecnificación más importante de España para su disciplina aparte de la residencia Blume de Madrid, el cuartel general de la élite deportiva del país.

Muchos de ellos, a su vez, se forman como entrenadores para prolongar la cantera y la tradición. El bádminton es un deporte poco agresivo y muy recomendado para participantes de todas las edades, desde niños hasta los veteranos que también forman parte del CBO. Los jugadores de la actualidad se ocupan de entrenar a los novatos, niños de 5 a 8 años, que en el futuro deberán tomar su puesto en las competiciones del máximo nivel.

Tan arduo como ganar competiciones es administrar con recursos de aficionados un club cuyo éxito le lleva a viajar por Europa y a participar en una liga que incluye cuatro desplazamientos anuales a Andalucía, uno a Cataluña y otro a Ibiza. Algunos pequeños comercios del barrio hacen aportaciones y también llegan subvenciones del Ayuntamiento y del Principado. Al presidente, Nicolás García, guardia civil con un trabajo administrativo en la Comandancia de Oviedo por la mañana y gestor deportivo por la tarde, le gustaría conseguir un gran patrocinador que garantizara llegar con cierta facilidad a los 90.000 euros al año necesarios para que todo funcione en condiciones, pero hasta ahora ninguna empresa asturiana ha dado el paso.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Equipo campeón busca mecenas