El alcalde reconoce que la sentencia que obliga a readmitir a los trabajadores de la SOF «no le sorprende»

El alcalde sostiene que «había mil pruebas» que avalaban la relación «durante décadas» entre la Sociedad y el ayuntamiento

Wenceslao López atendiendo a los medios en San Mateo
Wenceslao López atendiendo a los medios en San Mateo

Oviedo

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, ha reconocido que «no le sorprende» la sentencia que obliga al Ayuntamiento a integrar en el consistorio a los trabajadores de la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF).

Tras conocer la decisión judicial, ha reconocido que en el caso de la SOF «había mil pruebas» que avalaban la relación «durante décadas» entre la Sociedad y el ayuntamiento. «A la vista de la sentencia de recaudación, donde por el simple hecho de utilizar un programa que era nuestro, los jueces dictaminaron que eran trabajadores municipales, en el caso de la SOF había mil pruebas más que esa y mucho más sólidas», ha precisado.

Ahora, ha explicado, toca tratar de administrar la nueva situación y ubicar a los trabajadores «en el lugar adecuado». Este lugar será, en principio, la Fundación Municipal de Cultura, desde la que se encargarán, como hasta ahora, de los festejos de la ciudad. La decisión judicial incluso beneficia al ayuntamiento, ya que viene a «resolver» el problema de la falta de personal en la FMC, recuperando recursos humanos y «aligerando» la carga a los actuales trabajadores de la Fundación. Queda por ver si a largo plazo se integran definitivamente los festejos en la Fundación o si se crea un «órgano adicional».

La SOF, ha recordado, lleva desde 2011 en una situación irregular que había que solventar, al no cumplir con la legislación vigente. Fue ese el motivo que llevó al tripartito local, formado por el PSOE, Somos Oviedo e IU, a poner fin a la relación bilateral entre dos partes que llevaban «décadas» trabajando juntas, e incluso «confundiéndose» entre sí.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El alcalde reconoce que la sentencia que obliga a readmitir a los trabajadores de la SOF «no le sorprende»