CSI denuncia en Oviedo la explotación laboral de Glovo

La campaña «Valió de falses autónomes» carga contra las prácticas fraudulentas de la empresa

Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo
Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo

Redacción

Desde hace unas semanas es habitual ver por las distintas calles de Oviedo a personas en bicicleta que portan a sus espaldas unas grandes mochilas amarillas con un nombre impreso: Glovo. Estos empleados, que trabajan como falsos autónomos, no tienen derecho «a convenio que marque el salario mínimo o cualquier otro derecho conquistado, ni bajas por enfermedad, ni vacaciones pagadas, ni bajas por maternidad, entre otras cosas», señalan desde Corriente Sindical d'Izquierda, en Oviedo, tras la concentración frente al Teatro Campoamor en denuncia de las prácticas fraudulentas de la empresa hacia sus trabajadores.

Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo
Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo

A través de la campaña Valió de falses autónomesCSI Uviéu quiere dar respuesta a esta «nueva forma de explotación». Por ello, han interpuesto una denuncia a Inspección de Trabajo y confían en poder reunirse con Adelia García, Inspectora Jefe, con el fin de conocer su postura ante las denuncias que se están presentado.

Glovo, imitadora española de Deliveroo, creada en Cataluña en 2015, instalada en Gijón desde finales de 2017 y recién aterrizada en la capital asturiana, facturó diecisiete millones de euros durante el año pasado. La empresa tiene cuatrocientas personas empleadas en plantilla y más de siete mil repartidoras, que en bici, moto o coche entregan los productos de tiendas, restaurantes e incluso farmacias, a domicilio. Sin embargo, las glovers no son trabajadores de la empresa son, según su definición, socios o colaboradores.

Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo
Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo

Como comentan en CSI, «obligan a los trabajadores a darse de alta como autónomos, siendo así estas quienes tienen que pagar con lo que cobren cada mes su Seguridad Social, recibiendo además unas prestaciones en cuanto a bases y cotizaciones peores que las de cualquier otra trabajadora en el Régimen General». Asimismo, abogan por expandir el conocimiento de los hechos e incitan a la sociedad a «no ser cómplices de su precariedad». Por último, exigen a Glovo que regularice la situación de sus glovers antes de llegar a juicios como el que acaba de perder la empresa Deliveroo.

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

CSI denuncia en Oviedo la explotación laboral de Glovo