La estrategia del tripartito para dar empleo a los trabajadores más vulnerables

El ayuntamiento impulsa «Oviedo Incluye», un proyecto que promueve la creación de empresas de inserción en la ciudad

El sector de la atención a los mayores es uno de los que más se puede beneficiar del programa «Oviedo Incluye»
El sector de la atención a los mayores es uno de los que más se puede beneficiar del programa «Oviedo Incluye»

Redacción

La crisis ha sacudido los cimientos de la economía española. En mayor o menor medida, todos los sectores de actividad han sufrido las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria, aunque los recortes y ajustes han recaído principalmente en una clase trabajadora que aun no ha recuperado el nivel socio-económico previo a 2008. A pesar de la leve mejoría de los últimos meses, todavía hay colectivos para los que la ansiada recuperación queda muy lejos. Consciente de esta realidad, el Ayuntamiento de Oviedo ha puesto en marcha «Oviedo Incluye», un proyecto con el que pretende impulsar la constitución de nuevas empresas de inserción en la capital. El objetivo es ofrecer una oportunidad laboral a personas en situación o en riesgo de exclusión social.

Las empresas de inserción son iniciativas económicas de carácter no lucrativo cuyo objeto social es la inserción socio-laboral de personas desempleadas en situación o riesgo de exclusión social a través de la realización de un trabajo remunerado. Para dar una respuesta a este colectivo, el tripartito -Somos, PSOE e IU- ha puesto en marcha un programa que, en palabras de Rubén Rosón, concejal de Economía, tiene dos líneas fundamentales de actuación. Por un lado, «generar empresas de inserción en la ciudad, para lo que el primer paso es crear un mapa de entidades que pueden crearlas, ya que no todo el mundo puede ser empresa de este tipo».

En segundo lugar, el concejal destaca que desde el ayuntamiento «queremos fomentar la contratación con una reserva de los contratos a empresas de inserción». Oviedo destina a contratación unos 80 millones anuales, de los que entre el 10 y el 15% podrían estar reservadas para estas compañías.

A estos dos objetivos fundamentales se suman el diseño y validación de un modelo de relación entre el desarrollo empresarial y la inclusión de los colectivos vulnerables a escala municipal y regional. Para ello, se creará una red de empresas responsables con la inclusión. Por último, fomentar el emprendimiento inclusivo como fórmula para el desarrollo económico y social de Asturias.

La Asociación de Empresas de Insercción del Principado (Adeipa), que será la encargada de poner en marcha el proyecto junto al Ayuntamiento de Oviedo, especifica en su página web los requisitos que deben cumplir esas compañías. Algunos de esos criterios son mantener un porcentaje de trabajadores en proceso de inserción o aplicar el 80% de los resultados o excedentes disponibles obtenidos en cada ejercicio a la mejora o ampliación de sus estructuras productivas y de inserción.

En este momento, en toda Asturias solo existen cinco empresas de inserción, de ahí que el reto sea complicado. Pese a ello, Rosón sostiene que «existe una oportunidad muy importante con la nueva ley de contratación pública». Para las contrataciones se utilizaría una figura trampolín, ya que la meta no es que los trabajadores se perpetúen en estos empleos. «El objetivo es que vuelvan a trabajar, darles una oportunidad para que después puedan asentarse en el mercado laboral» matiza el edil.

Entre las principales ramas de actividad que pueden beneficiarse de la constitución de este tipo de empresas, las que más futuro tienen son las destinadas a cuidados y atención de las personas. Otro ejemplo de este tipo de empleos serían los cuidadores de barrio, conocidos como serenos, que el tripartito contratará en los próximos meses.

En la actualidad el proyecto ya está en marcha con una oficina técnica en Santuyano que se dedica a realizar un estudio de la situación actual. Además, entre las líneas del programa se encuentra la puesta en marcha de una Mesa de Seguimiento de la Contratación Pública Sostenible, que se encargará de controlar que los contratos tengan un objeto social. «Queremos que no sea solo la contratación de un servicio, pretendemos que la contratación tenga cláusulas sociales y un objeto social. Un ejemplo, no solo se trata de limpiar, el objetivo es insertar a los trabajadores y que sean ellos los que se encarguen de esa limpieza», concluye el concejal.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La estrategia del tripartito para dar empleo a los trabajadores más vulnerables