Aluvión de perros sin microchip en el albergue de La Bolgachina

Solo 3 de cada 10 canes de los más de 600 acogidos en las instalaciones, donde 230 conviven en 120 jaulas, tienen la obligatoria identidicación. Sus responsables llanzan un llamamiento para evitarlo

«Quique», uno de los inquilinos sin microchip de La Bolgachina

Quique es un bull terrier extremadamente delgado. Además de no su evidente estado de desnutrición, carece de identificación como obliga la ley en Asturias desde 2004. En concreto, es obligatorio identificar antes de los tres meses de edad a los perros de cualquier raza mediante la implantación de un microchip por un veterinario antes de su venta o cesión. Quique es un de los tres perros que entraron en el Albergue Municipal de Animales de Oviedo desde el viernes, junto con otros cuatro gatos, tras ser abandonados.

Desde el albergue de animales, en donde hoy conviven 230 perros en 120 jaulas, lanzaban anoche un llamamiento para recordar que «todo animal doméstico debe ser mantenido por la persona propietaria estando obligada a proporcionarle la alimentación suficiente, asistencia veterinaria y un alojamiento, así como el necesario descanso y esparcimiento». Para insistir en esta obligación, que en todo caso no tiene quien decide no tener un animal doméstico, se remitía el video de Quique, como es conocido ya en el albergue este bull terrier extremadamente delgado, uno de los muchos perros que acaban siendo abandonados por sus propietarios, posiblemente después de una tenencia completamente irresponsable, en el verano.

«El número de entradas de animales en el albergue aumenta debido a la época estival», asegura la responsable del centro, Eva Rodríguez. Y, respecto a esa tenencia irresponsable, se confirma con las entradas diarias, en las que se refleja la situación animal: «La falta de cumplimiento de la ley de identificación animal hace que solo tres de cada 10 perros recogidos en el municipio de Oviedo estén identificados». 

600 perros abandonados en algo más de seis meses

Un dato para ver el alcance del incumplimiento de la ley de identificación animal: entre enero y mediados de julio, el albergue había recogido a 600 perros abandonados en el concejo de Oviedo. Y, de ellos, al menos siete de cada diez no tienen microchip. Esto, añade Rodríguez, supone que no puedan volver a sus casas ni que tampoco se logre depurar la responsabilidad ante el delito de abandono animal ni se pueda interponer ninguna sanción administrativa. 

Entre los 230 animales que esperan un hogar en el albergue de La Bolgachina, hay perros de razas potencialmente peligrosas (PPP), que tienen una legislación específica y sancionadora. «Todos ellos han sido recogidos sin microchip por lo que no es posible localizar a sus propietarios», indica Rodríguez.

El caso de Quique, del que en el albergue esperan que pueda recuperarse y mejorar su condición física, es el más reciente, pero probablemente no será el último.

Valora este artículo

2 votos
Tags
Comentarios

Aluvión de perros sin microchip en el albergue de La Bolgachina