Una hamburguesería cierra en Oviedo tres meses después de su apertura

Goiko Grill se ha visto obligado a interrumpir su actividad por carecer de licencias

El cartel que la cadena ha colgado a la puerta del establecimiento
El cartel que la cadena ha colgado a la puerta del establecimiento

Redacción

«Queridos amigos, esperamos ofrecerles nuestras burguers próximamente. Disculpen los inconvenientes causados». Con estas frases se despedía momentáneamente Goiko Grill de sus clientes asturianos. El cartel, colocado en la puerta del establecimiento, pone fin a la batalla del ayuntamiento de Oviedo por clausurar este local después de que el pasado 30 de abril se enviase una advertencia para paralizar las obras de ejecución por carecer igualmente de permisos.

A pesar del aviso de Consistorio, el 1 de junio la cadena hostelera, con decenas de restaurantes diseminados por todo el país, abría sus puertas en el centro de Oviedo creando una gran expectación. Pero el disfrute de sus hamburguesas apenas ha durado tres meses. Fue esta semana cuando el ayuntamiento emitía una orden de clausura que pillaba por sorpresa a sus empleados. El local abrió sus puertas con normalidad hasta el día de ayer y amanecía esta mañana con su cartel de despedida.

Las obras del Goiko Grill ovetense fueron terminadas, según el Ayuntamiento sin precisar de un permiso de obra media y, por ende, del de apertura. La orden de clausura que se ha hecho efectiva esta mañana vino motivada por una denuncia vecinal por malos olores, así como por la colocación de una chimenea ilegal en el patio trasero del edificio. La cadena se ha visto obligada a acelerar los trámites para poder regularizar su situación y poder reanudar su actividad lo antes posible.

Valora este artículo

14 votos
Tags
Comentarios

Una hamburguesería cierra en Oviedo tres meses después de su apertura