Lo primero

OVIEDO

14 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando Covi Bertrand revolucionó audazmente los festejos de San Mateo, los hosteleros que manifestaron terca oposición, acuñaron, sin embargo, a través de Rafael Secades, su presidente, un ripio en asonante con su particular autocontención, «lo primero, San Mateo».

Era demasiado fuerte la tradición mateína en el arraigo ovetensista.

Lo sigue siendo, por más que históricamente el patronazgo del evangelista apenas se sostenga más allá de una fecha de conveniencia para rematar veranos y cosechas.

Durante semanas anteriores, en especial las agosteñas hasta la Virgen, los diversos pueblos apuran sus identidades, incluso, algunos, modifican festividades del Carmen, para recoger el aliento vacacional madrileño, o, en todo caso, el de múltiples estivales deseosos de fiesta y de alguna leve procesión, perdido, o disminuido, el inicial protagonismo devocional.