Redacción

El Comité Español de Unicef ha entregado la distinción «Ciudad Amiga de la Infancia» a 114 nuevos gobiernos locales de todo el país en un acto que ha tenido lugar en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Oviedo. A estos 114, se suma la renovación del compromiso de otros 80 municipios y 25 distinciones por proyectos de Buenas Prácticas en Derechos de Infancia y Política Municipal. Al acto de entrega de los VIII Reconocimientos Ciudades Amigas de la Infancia han asistido el presidente del comité español, Gustavo Suárez Pertierra; la presidenta del comité asturiano de Unicef, María José Platero; la consejera de Servicios y Derechos Sociales del Principado de Asturias, Pilar Varela; el alcalde de Oviedo, Wenceslao López; y el presidente de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), Ignacio García Palacios, entre otras autoridades.

Con los reconocimientos entregados este, crece la red de Ciudades Amigas de la Infancia de 170 a 274 gobiernos locales en todo el territorio español, lo que implica que actualmente más de un 41 por ciento de los niños en España viven en localidades donde los gobiernos locales se comprometen, a través de su gestión, a poner los derechos de la infancia «en el centro» de su actividad política.

La infancia en Asturias

El 85% de los niños asturianos viven en localidades con este distintivo, según ha detallado la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela. La responsable de Servicios Sociales ha agradecido el esfuerzo de todos los municipios distinguidos como Ciudades Amigas de la Infancia para lograr el reconocimiento que este martes recogen. Pertenecer a este grupo, ha dicho, «significa formar parte de una red preciosa, muy bonita», para que todas las administraciones, tanto municipales como regionales, cooperen y trabajen juntas.

El presidente del Comité Español de Unicef ha señalado que en Asturias la ONG tiene 10.000 socios, además de ser la comunidad autónoma que «lidera» el programa de Ciudades Amigas de la Infancia, con más de treinta municipios que ya cuentan con la distinción con la que los gobiernos locales buscan sensibilizar a la sociedad y luchar contra la pobreza «relativa» que se da en España. Este tipo de pobreza, ha explicado, dista de la «severa» que se vive en países subsaharianos o de Asia meridional, ya que los niños tienen vivienda, pero no pueden encender la calefacción en invierno, o asisten a la escuela, pero no en las mismas condiciones que sus compañeros.

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, ha destacado que las ciudades amigas de la infancia tienen delante un «reto fundamental» de poner en marcha políticas que «mitiguen las distorsiones» que generan las nuevas tecnologías a través de políticas dinámicas y flexibles, para combatir las nuevas formas de marginación social. El hecho de celebrar en Oviedo esta entrega de distinciones, ha señalado, «visibiliza» a la capital del Principado como un municipio «comprometido con las políticas de colaboración en este segmento tan importante de infancia y adolescencia».

Unicef Asturias

La presidenta del comité asturiano de Unicef, María José Platero, ha destacado lo «emocionante» que es que municipios de todas las comunidades autónomas hayan recibido esta distinción, «cada uno con una realidad totalmente diferente». «Nos une un espíritu común, el convencimiento de que los niños son ciudadanos del presente con los mismos derechos que los adultos», ha subrayado.

En el programa Ciudades Amigas de la Infancia participa también el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia (Iundia). Su directora, María Ángeles Espinosa, ha destacado que es «fundamental» el esfuerzo del programa Ciudades Amigas de la Infancia para promover la participación de los niños y adolescentes «en todas las fases del proceso que pueden contribuir a mejorar su futuro y sobre todo su presente».

Desde la FACC, Ignacio García Palacios ha resaltado que a todos los presentes en el acto les une ser representantes de ciudades y pueblos «comprometidos con el motivo más preciado y el activo más preciado de la sociedad, los niños y adolescentes, que han de ser la máxima prioridad para todo gobierno local que aspire a dirigir su presente mirando al futuro». En relación al número de Ciudades Amigas de la Infancia en Asturias, ha destacado que casi la mitad de los 78 municipios asturianos ostentan la distinción, y ha celebrado que cada vez «sean más» los ayuntamientos asturianos y españoles que se adhieren a esta «feliz y oportuna» iniciativa de Unicef.

El programa

Estos premios reconocen a los gobiernos locales que diseñan políticas públicas basadas en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), que promueven la participación infantil y adolescente y que impulsan alianzas a favor de la infancia a nivel municipal. El programa comenzó en 2001, y busca contribuir a mejorar las condiciones de vida de los niños y adolescentes mediante la promoción y la implantación de políticas municipales que garanticen su desarrollo integral con un enfoque de derechos.

Todos los gobiernos locales reconocidos han puesto en marcha un plan local de infancia que apunta a los cinco objetivos de la iniciativa: tienen acceso a servicios sociales de calidad, viven en un entorno limpio y seguro, pueden disfrutar de su vida familiar, juego y ocio, son respetados y tratados de una manera justa en sus barrios y sus necesidades son tenidas en cuenta en las leyes y políticas que les afectan.

Este año cuentan con nuevos reconocimientos los municipios asturianos de Mieres, Pola de Lena, San Martín del Rey Aurelio y Vegadeo. Además, han renovado el reconocimiento con mención de excelencia Avilés, Belmonte de Miranda y Laviana. Por último, renovaron el reconocimiento para el periodo 2018-2022 Candamo, Comarca de la Sidra, El Franco, Las Regueras, Navia, Parres, Piloña, Siero, Somiedo y Tineo.

Comentarios

Asturias se convierte en un refugio para los niños