Oviedo destinará 20 millones en cuatro años a la ayuda a domicilio

La integración de la ciudad en la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores petrende mejorar la calidad de vida de la población ovetense

Dos ancianos en el parque
Dos ancianos en el parque

Oviedo

Oviedo es una ciudad envejecida que comienza a tomar conciencia de su nueva realidad. El aumento de la esperanza de vida no ha estado acompasado de un incremento en la mejora de la calidad de vida de la población asturiana, por eso desde el ayuntamiento quieren impulsar medidas encaminadas a conseguir que esa etapa sea lo más agradable posible. Por ello, el tripartito -Somos, PSOE e IU- ha impulsado la integración de la ciudad en la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores. Y lo ha hecho con el apoyo de toda la oposición. Con su inclusión definitiva, el equipo de gobierno desarrollará una serie de proyectos concretos, pero ya ha tomado una medida cuya repercusión será importante. La partida destinada a ayuda a domicilio, si nada se tuerce, aumentará un millón de euros al año hasta alcanzar los 20 millones en cuatro años.

Marisa Ponga, concejala de atención a las Personas e Igualdad, explica que uno de los objetivos de su área es reforzar la ayuda a domicilio y la atención a la dependencia. El contrato con la empresa que presta ahora el servicio concluye en junio, por lo que ya están trabajando en el siguiente. Para ello, aumentarán la partida hasta los 20 millones en los próximos cuatro años, cantidad que supone «un incremento de un millón al año», señala la edil. 

Ponga especifica que de esos 5 millones anuales, 4 millones van destinados a la ayuda a domicilio en la zona urbana y el otro millón es para la zona rural. «Es un servicio público básico que debemos atender. Es importante separar las necesidad del medio rural, donde hay que garantizar los servicios, de los de la zona urbana, que también tiene su idiosincrasia», detalla.

Este nuevo contrato está en fase de licitación y ya hay varias empresas que han presentado su interés. Si no hay ninguna complicación, el objetivo es que entre en funcionamiento en junio, cuando finalice el actual. 

Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores 

La Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores nació en 2005 dentro de la Organización Mundial de la Salud en un congreso en Brasil. «El punto de partida es el proceso de crecimiento de lo urbano y de tránsito de población a las ciudades que va aparejado a ese envejecimiento», explica Ponga. «Esa es la base para repensar el modelo de ciudades que se quiere y lo que pretende la Red es apoyar la construcción de ciudades que respondan a ese envejecimiento», añade.

La concejala considera que «tenemos que seguir mejorando las condiciones de las personas y poner en valor la experiencia y el trabajo de los mayores. Es importante reconocer todo lo que han aportado a lo largo de su vida. El respeto como valor». Para conseguirlo, la concejala propone «planificar y adaptar los entornos físicos y sociales de los espacios urbanos y de las comunidades para que las personas mayores puedan mantener un modo de vida activo, saludable, independiente y autónomo».

El Pleno municipal ya ha aprobado la inclusión en la Red, y ahora es el alcalde, Wenceslao López, quien debe remitir una carta en la que exponga los motivos por lo que la ciudad quiere formar del grupo y los proyectos que impulsará. La primera medida, que ya está a punto de concretarse porque es una de las viejas aspiraciones de la concejalía, es la constitución de un Consejo de Participación de Personas Mayores de Oviedo. Posiblemente ya vaya al Pleno de febrero. 

Este consejo es fundamental para poder participar en la RED, y un trabajo conjunto con este organismo es el que permitirá adoptar medidas concretas. Junto a ello, Ponga destaca que «hemos lanzado una asistencia técnica para hacer un estudio diagnóstico de la población mayor ovetense. Ese contrato ya ha sido adjudicado, y la empresa tiene un plazo de 6 meses para realizarlo. «Queremos tener ese mapa de qué necesitan, qué realidad hay en el municipio por barrios y por tipo de forma de vida para poder decidir mejor qué políticas podemos aplicar».

Por último, y a la espera de las medidas concretas que puedan salir de esas dos iniciativas -estudio de situación y Consejo de Mayores- el ayuntamiento también tiene otros programas en marcha. La edil cita el plan «Oviedo de las personas», orientado a la accesibilidad universal. La contratación de un técnico de accesibilidad ha sido un impulso a estas políticas, ya que ha permitido implementar medidas sencillas pero eficaces.

En esa línea, la concejala quiere poner en marcha un convenio con los comercios locales para mejorar esa calidad de vida de los mayores con pequeñas medidas fáciles de aplicar. El ejemplo, aunque hay muchas más iniciativas que van en la misma línea, es colocar sientos en las farmacias para que puedan descansar mientras hacen cola. 

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Oviedo destinará 20 millones en cuatro años a la ayuda a domicilio