«Los objetivos deben ser ambiciosos. Quiero ser alcaldesa de Oviedo»

Concha Masa, candidata de IU a la alcaldía de Oviedo, asegura que «nos va a costar hacer una lista cremallera porque hay muchas mujeres muy valiosas»

Concha Masa, candidata de IU a la alcaldía de Oviedo
Concha Masa, candidata de IU a la alcaldía de Oviedo

Oviedo

Sin apenas hacer ruido, Concha Masa ha conseguido ser nombrada cabeza de lista de IU en Oviedo a las municipales de mayo. A propuesta de la dirección del partido en la capital, la diputada regional ha decidido dar el paso y lo ha hecho con el respaldo de los afiliados, como demuestra el hecho de que la suya haya sido la única candidatura que se presentó a las primarias. Masa se muestra ilusionada con el nuevo reto y se marca objetivos ambiciosos. Quiere ser alcaldesa, aunque sabe que el reto es complicado. Su candidatura será feminista y estará integrada por gente joven y representantes de diferentes colectivos sociales. También advierte de los riesgos que supondría que la derecha volviera a gobernar el ayuntamiento.

- Cambiará la Junta General por el Ayuntamiento de Oviedo ¿Cómo le han convencido para dar el salto a la política local?

- Por el consenso que había en IU de Oviedo en torno a esta posibilidad y los mensajes de ánimo que me llegaron de parte de varios colectivos. Fundamentalmente de mujeres, Universidad… incluso de los propios estudiantes

- ¿Qué diferencias cree que se va a encontrar entre la política regional y la municipal?

-La municipal entiendo que es más cercana a la gente, a los vecinos. Máxime en una ciudad relativamente pequeña como esta, donde mucha gente me conoce. La posibilidad de trabajar en todas esas cosas pequeñas, en cuestiones cotidianas que los vecinos se plantean a menudo, me parece muy interesante. Eso es lo más atractivo.

- Llega a un partido que forma parte del gobierno. ¿Con qué objetivos se presenta a las elecciones?

-El objetivo, como siempre, es ganar. Ser alcaldesa de Oviedo. Después ya veremos lo que se consigue. Yo me siento dispuesta a trabajar en un gobierno de izquierda con quien haga falta. Nuestra posición será siempre negociadora y de búsqueda de consensos. Veremos el número de apoyos en las urnas para ver nuestra fuerza. Queremos conseguir avances para los sectores más desfavorecidos, conseguir una modernización de la ciudad y nuestra idea es mantener políticas de consenso.

-¿Cuál sería un buen resultado para IU?

- Los objetivos deben ser ambiciosos. Esperamos aumentar porque el trabajo del grupo municipal lo merece. Mis compañeros han trabajado con seriedad y dedicación. Esperamos poder crecer en número de concejales. Nuestro objetivo es recorrer a fondo todo el concejo. De la zona rural a la urbana recogiendo las sugerencias y aportaciones de todos. Me gustaría recorrer físicamente las zonas para escuchar a la gente y tomar nota de esas pequeñas cuestiones cotidianas que no son tan vistosas pero sirven para mejorar la calidad de vida de los vecinos en su día a día.

- Iván Álvarez y Cristina Pontón estarán en la lista, ¿ya tiene cerrados el resto de nombres y el puesto que ocupará cada uno de ellos?

-De momento no porque no está nada cerrado. Manejamos varias personas, pero no todos han dado el sí definitivo. Tampoco decidimos los puestos de cada uno. Iván y Cristina irán como número 2 y 3. Su experiencia es muy importante, aportan mucho. Me gustan mucho las personas que van a estar en la lista: son gente joven, muchas mujeres y nos va a costar hacer lista de cremallera porque hay muchas muy valiosas. Será una candidatura feminista, joven y muy representativa de los sectores sociales. Estará gente relacionada con las luchas de trabajadores, de la Universidad, feministas…

- ¿Qué valoración hace de los cuatro años del tripartito en Oviedo?

-Ha tenido sus aciertos y sus errores. Han recibido una herencia envenenada, con problemas de tipo económico procedentes de la época del gabinismo y proyectos que habían quedado medio vacíos y era difícil seguir con ellos. Esta primera legislatura hay que darles un margen de confianza porque creo que han tenido que enfrentarse a retos muy grandes e inesperados. A pesar de todo, el balance es muy positivo porque han marcado líneas de izquierda. Políticas mucho más sociales, más participativas, y han emprendido proyectos muy interesantes que requieren tiempo y espero que se lleven a cabo poco a poco.

- ¿Repetiría acuerdo con Somos y PSOE?

Sí, desde luego. Las mayorías absolutas están descartadas.  No solo es poco probable que pase eso sino que no es lo más conveniente. Con los cambios de los últimos años, la nueva política, el panorama es de dos bloques bastante bien definidos aunque no quieran decirlo: uno de derechas y otro de izquierdas. Lo importante es tener la flexibilidad para gobernar juntos varios partidos. En ese sentido claro que apoyaría un gobierno de izquierdas.

-Canteli sí que aseguró que el objetivo del PP es la mayoría absoluta…

-Cada uno tiene sus expectativas, sus formas de expresarse, pero me parece muy difícil.

- Un poco de autocrítica. ¿Cambiaría algo del tripartito?

-Lo que menos me gusta es la imagen que ha dado en muchos momentos de poca armonía. Eso no es bueno. Hay que ofrecer a la ciudadanía estabilidad en el gobierno. Ahí tengo que decir que IU ha sido el engranaje del tripartito y ha procurado imponer calma, sosiego y seriedad en el equipo. La experiencia debe servir para valorar más y obtener consenso, trabajar en común y procurar arreglar las diferencias con calma y negociación.

-Quedan cuatro meses para las elecciones. ¿Teme que las relaciones entre los socios empeoren todavía más?

-No creo que vaya a peor. Hay algunos temas en los que ha habido diferencias importantes. Espero que no vaya a peor y que sirva la experiencia de los últimos años para adquirir calma. De todas formas, creo que es natural que entre tres formaciones políticas haya cuestiones en las que no se coincida, sobre todo teniendo en cuenta que una de ellas es nueva en política y que la configuración del grupo de tres también es nueva. Pero la experiencia es fundamental y a mí me ha servido para saber qué es la política y aprender a negociar y a escuchar. Es uno de los valores que tengo como valor personal y colectivo para los grupos.

- La Vega, el viejo HUCA, Santuyano… Oviedo tiene en marcha varios proyectos de importancia. ¿Cuál debe ser la prioridad?

- Son proyectos muy grandes que no es posible que se materialicen en poco tiempo. Requieren tiempo porque son ambiciosos y hay que estudiarlos con mucha calma, buscar opiniones de expertos para no caer en la tentación de impulsar proyectos megalómanos que se quedan vacíos y provocan agujeros económicos. Cada uno tiene sus tiempos, hay que ir avanzando en todos en función de las partidas presupuestarias y del avance que se consiga en cada uno de la mano de expertos.

- ¿Qué propone IU para La Vega?

-Es el proyecto que está más cerca porque las negociaciones con el gobierno del estado estaban paralizadas y ahora con el gobierno socialista se han retomado y van hacia adelante. Es una grandísima noticia. Ya se firmó un acuerdo para el uso de la capilla y el claustro y esperemos que en poco tiempo se desbloquee el resto y se pueda disponer de todo el recinto. Abre unas posibilidades magníficas para Oviedo.

Creo que en La Vega se podría dar prioridad a aspectos que dinamicen tanto la cultura como la economía de Asturias. Sería muy interesante un espacio para desarrollo e innovación cultural y otro para innovación científico tecnológico. Ya hay propuestas sobre investigación biosanitaria, lo cual sería muy positivo, porque podría unirse con el HUCA. La posición de todo este reciento es óptima porque además de estar cerca del corazón de la ciudad es muy cómodo para unirlo con el resto de Asturias. Podría jugar un papel importante en la configuración del área central metropolitana. Son proyectos de mucha envergadura que tardarán en verse.

- Sobre el área central hay discrepancias en Oviedo. ¿Área metropolitana sí o no?

-La posición es clara a favor del área metropolitana. Sería un gran avance si se consigue, que espero que sí, para Oviedo y toda Asturias crear una estructura moderna que responda a las nuevas necesidades de la ciudad y para unir Oviedo con la costa, con la zona interior. Va a ser un gran proyecto que favorece a todos los municipios y a Asturias en su conjunto. Espero que se pueda retomar porque sería inaceptable y muy difícil de explicar que Oviedo no liderase este proyecto siendo el centro neurálgico y una de las partes más favorecidas.

-Somos dice que resta competencias a Oviedo en beneficio del Principado.

-No comparto ese argumento porque creo que hay que dejarse localismos. Oviedo y Gijón no tienen por qué competir, cada ciudad tiene sus diferencias y estar unidas físicamente por comunicaciones y unidas para trabajar es lo mejor para todos. Es algo tan obvio que cuesta hasta explicarlo.

- ¿Qué opina del Bulevar de Santuyano?

-El proyecto me gusta particularmente porque procede de una iniciativa ciudadana. Es un valor añadido y una base para que tenga éxito. Está avalado por la ciudadanía. Es un gran proyecto que serviría para unir dos partes de la ciudad que están aisladas por la autovía. Hace falta para modernizar la ciudad. Se construyeron autovías en otros tiempos y ahora se van quedando obsoletas, quedan muy integradas en la ciudad y la rompen. El modelo que yo tengo, influido por la declaración de Davos sobre zonas urbanas, es el que se plantea cómo hay que ir pensando el urbanismo de siglo XXI, que hace tender hacia ciudades más amigables, más pensadas para las personas y no tanto en los vehículos y con más espacio para la naturaleza. El proyecto de Santuyano encaja ahí. Los aspectos técnicos hay que estudiarlos. No me gustaría empezar grandes obras sin tener claro el apoyo ciudadano y las cuestiones técnicas claramente avaladas por los expertos.

- Después de las elecciones andaluzas la derecha llega crecida, ¿qué opciones les da para los comicios de mayo?

-Esperamos, francamente, que no se de ese vuelco en Oviedo. Oviedo ya ha tenido un periodo muy largo de gobierno de derecha y todavía padecemos sus consecuencias. Sería muy positivo continuar un gobierno de izquierdas que tiene grandes proyectos en sus manos. Pero no solo por los grandes proyectos, sino por poner en marcha un modelo de ciudad más social, dando más valor a los barrios y también a la zona rural, al concejo en su conjunto. Creo que el concejo necesita un gobierno de izquierdas para apostar por unas políticas más sociales. Hay grandes diferencias en lo social entre izquierda y derecha.

- ¿Teme que VOX consiga representación en el ayuntamiento?

- Hay que ser realista y tener en cuenta los riesgos que supone VOX. No ocultan nada. En cuanto han conseguido parte de poder en Andalucía, se han mostrado tal cual son. Su avance es la vuelta a la España de políticas casi del franquismo que hoy en día están al límite de la democracia en muchos aspectos. Son discriminatorias hacia sectores como el de las mujeres. Un gobierno de derecha con participación de VOX implica pérdida de derechos para las mujeres y para colectivos más desprotegidos. Sería una lástima porque sería un paso atrás en conquistas que ha costado mucho conseguir.

El peligro lo vemos en VOX y todo el mundo sabe cómo es. Lo que hay que tomar en consideración es que la derecha, desde la cúpula del PP y también Ciudadanos, están dispuestos a pactar con ellos por llegar al poder.

Comentarios

«Los objetivos deben ser ambiciosos. Quiero ser alcaldesa de Oviedo»