De Centro Comercial de vanguardia a cementerio: las claves del declive del Calatrava

Claudia Granda OVIEDO

OVIEDO

Palacio de Congresos de Oviedo, obra de Santiago Calatrava
Palacio de Congresos de Oviedo, obra de Santiago Calatrava

La inauguración del edificio el 4 de marzo de 2008 fue el punto álgido de su recorrido, marcado por un continuo cambio en la gerencia y una fuga paulatina de negocios

18 feb 2019 . Actualizado a las 14:27 h.

Se intuía su llegada pero nadie esperaba que se hiciese realidad. La fecha definitiva del cierre del Centro Comercial Modoo (Calatrava) ha caído como un jarro de agua fría sobre la sociedad ovetense pero, sobre todo, sobre sus empleados. Once años han pasado ya desde que el 4 de marzo de 2008 el centro abría sus puertas bajo el nombre de Espacio Buenavista. El entonces alcalde de la ciudad, Gabino de Lorenzo, definía la obra del arquitecto Calatrava como el «referente de Oviedo y de Asturias». Ahora, casi vacío, sus 40.000 metros cuadrados esperan, agonizantes, el cierre definitivo el próximo 31 de marzo.

El pistoletazo de salida lo dio bajo la gerencia de Multi Development pero ha pasado por varias manos más. En la lista se encuentran Auxideico, CBRE Global Investors, JLL y Alpha Real Capital. Ahora, el final de una mediocre trayectoria como espacio de ocio de vanguardia finaliza bajo las órdenes de Estabona Management.

El 2008 supuso para España el estallido de una gran crisis económica que salpicó en gran medida a Asturias y también a Oviedo. La inauguración del centro comercial en aquel año supuso un ambicioso proyecto para la ciudad que, tal y como se encontraba en el inicio de la crisis supuso una falta de adecuación a la realidad económica del momento. Aquellos que trabajaron allí destacan la falta de flexibilidad en la adaptación de las condiciones para establecer unas rentas asumibles. Factor que también propició la fuga de locales. Tampoco lo tuvieron fácil las decenas de emprendedores que en su momento se acercaron al centro para abrir sus propios negocios. La gerencia del centro no les facilitó la gestión, impidiendo la creación de nuevos comercios.