Absuelven a dos acusados de un club de alterne por tener empleados sin asegurar

Los magistrados consideran que es una «hipótesis probable» que él solo cobrara el precio del subarriendo del local y ella no gestionase el negocio, sino que era una prostituta más del establecimiento

Sede de la Audiencia Provincial en Oviedo
Sede de la Audiencia Provincial en Oviedo

Redacción

La Audiencia Provincial ha absuelto a dos acusados de regentar un club de alterne, en Santa Marina de Piedramuelle (Oviedo), de un delito contra los derechos de los trabajadores por tener a seis empleados sin asegurar al no haber acreditado que sean los encargados del local, informa EFE. El tribunal de la Sección Segunda asegura en la sentencia que, sin perjuicio de las sospechas que pesan sobre los acusados, la prueba de cargo presentada en el juicio, el pasado 12 de marzo, carece de la «univocidad y consistencia» necesarias para fundar una condena.

Los magistrados consideran que es una «hipótesis probable» que, tal y como ambos procesados manifestaron en el juicio, el acusado A.F. sólo cobraba el precio del subarriendo del local y la acusada P.A. no gestionaba el negocio, sino que era una prostituta más del establecimiento. La Fiscalía solicitaba para cada uno de ellos una pena de dos años y seis meses de prisión y el pago de una multa de 2.700 euros, mientras que los abogados defensores, María Pilo y Julio Álvarez, pedían la libre absolución.

«Mi primera intención era montar un hotel rural», declara el acusado de regentar el club Fresas

La Voz
Audiencia Provincial de Oviedo
Audiencia Provincial de Oviedo

La mujer procesada señala que ella «era una prostituta más del local»

Los dos acusados de regentar el club de alterne Fresas, en Santa Marina de Piedramuelle se han declarado inocentes de los hechos que se le imputan. Así, mientras el hombre ha asegurado que «no tenía nada que ver con el club y la actividad que allí se daba», la mujer ha declarado que ella «era una prostituta más del local». El hombre acusado, A. F. ha declarado que «él no tenía nada que ver con el club Fresas ni con su actividad». «Yo nunca quise llevar ese negocio, desde siempre lo llevaron otras personas pero yo pagaba el alquiler porque a mi se me daba algo más de dinero y era el beneficio que obtenía», ha explicado ante la magistrada.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Absuelven a dos acusados de un club de alterne por tener empleados sin asegurar