Así funcionan los «fotorrojos» de Oviedo

El ayuntamiento rotará los dispositivos sancionadores por ochos semáforos de la ciudad

Señal que advierte de la existencia de un «fotorrojo», cámaras que caza a los conductores que pasan en rojo un semáforo
Señal que advierte de la existencia de un «fotorrojo», cámaras que caza a los conductores que pasan en rojo un semáforo

Oviedo

El Ayuntamiento de Oviedo tiene en funcionamiento cuatro «fotorrojos» que rotan por ocho semáforos de la ciudad. Se trata de un dispositvo que, con una cámara, toma la matrícula de los vehículos que cometen la infracción. Desde el consistorio han reiterado en varias ocasiones que no se trata de un sistema recaudatorio, y por ello han querido explicar públicamente su funcionamiento para que los conductores se familiaricen con el mecanismo.

Según explica Seguridad Ciudadana, los «fotorrojos» de Oviedo son el sistema de cuatro cámaras que se instalan de forma rotatoria en ocho semáforos de zonas «especialmente conflictivas de tráfico de la ciudad». Además, especifica que tienen «un funcionamiento reglado que garantiza que solo se sancione a quienes realmente hayan cruzado en rojo ese cruce».

Una vez que el semáforo se pone fijo en ámbar, transcurren tres segundos antes de que cambie a rojo. Es en ese momento cuando los vehículos deben detenerse. Una vez que la luz pasa a roja, el sistema tarda un segundo y medio más en funcionar para detectar posibles infractores.

Pasado ese tiempo, dispara cinco fotografías seguidas, en las que se ve el vehículo y el semáforo desde el mismo momento en el que aquél traspasa la línea de este. «Sólo cuando en todas las fotografías se ve claramente el vehículo traspasando el semáforo en rojo se tramita la denuncia por infracción contra ese conductor», aclaran desde el ayuntamiento.

Comentarios

Así funcionan los «fotorrojos» de Oviedo