«Los políticos promocionan Asturias como un paraíso natural en el que solo hay pastos y vacas»

El artista Toño Velasco, pregonero de las fiestas del Oviedo Antiguo, lamenta que la región no apueste por la cultura y sus artistas

Toño Velasco
Toño Velasco

Nombre: Toño Velasco

Edad: 48

Lugar de nacimiento: Valladolid

Ocupación: Artista visual, diseñador y docente.

-¿Algún motivo en particular para dar los buenos días?

- Si, creo que cada día hay que celebrarlo como un regalo. Los buenos deseos ayudan.

-¿A qué hora se ha levantado?

- 7:30... Suena el despertador y remoloneo hasta las 8:00 am.

-¿Qué ha sido lo primero que ha hecho al despertarse?

-Abrir los ojos.

-¿Qué ha desayunado?

- Hoy café con leche y pincho de pollo en una cafetería mientras leía el periódico.

-¿Y con qué noticia lo ha hecho?

-Con la de que Otín vuelve a la carga en Oviedo (de lo cual me alegro un montón) y la de que van a empezar a obligar a los dueños de inmuebles del Casco Histórico a que los arreglen. Hay demasiadas ruinas en esta ciudad.

-¿Qué noticia sobre Oviedo le gustaría leer en la prensa?

- Me encantaría que Oviedo por fin tuviese un espacio expositivo municipal, entre tantos cantos de sirenas. Pero la verdad es que me encantaría tener un bulevar en Santullano, que la fábrica de la Vega fuera un gran centro de arte, cultura y desarrollo y, sobre todo, me gustaría que en Oviedo por una vez remáramos todos en el mismo sentido. Que dejáramos viejos ideales estereotipados y empujáramos todos por nuestra ciudad.

-¿A qué se ha debido su primera sonrisa del día?

- A una sonrisa que no puedo resistir.

-¿Qué sería lo primero que haría si fuese alcalde de Oviedo?

- Convertir Oviedo en una ciudad viva, en la que las artes y la cultura fueran su estandarte. Me esforzaría en convertir Oviedo en esa ciudad idílica con música en las calles, en los bares, con exposiciones y pintores a pie de calle. Una ciudad en la que se potenciara la Ópera, la Zarzuela, la música clásica, el jazz,  el cine, el teatro, la literatura y la danza pero que también se llevara el arte a las plazas. Me encantaría que Oviedo fuera esa ciudad a la que todo el mundo quiere ir, y creo que la cultura es el valor que más podemos exportar: la cultura como motor económico. Hay tanto que hacer… Oviedo es una ciudad que no tiene industria, pero tiene un gran potencial cultural. Creo que podríamos convertirnos en un referente internacional y eso beneficiaría a todos, crearía empleo y comercio. Oviedo es un referente en cultura clásica, solo le falta convertirse también en un referente contemporáneo y saber aunar tradición y vanguardia. Eso es por lo que lucharía, sobre todo.

-Si yo fuese «foriato» y acabase de aterrizar en la ciudad, ¿cuál sería el primer sitio que me llevaría a visitar?

- La Plaza del Paraguas

-¿Y de platos asturianos, cuál me recomendaría degustar?

-Sin duda la fabada y el pote, no se cuál me gusta más. Viva la cuchara asturiana.

-Del 1 al 10, ¿qué nota le pondría a la capital?

- Siempre odié los boletines de notas. Creo que tenemos una ciudad maravillosa que tiene mucho potencial que hay que desarrollar.

-En términos artísticos, ¿es Asturias una región de calidad?

- Asturias tiene la desventaja de estar alejada de los grandes puntos culturales de España. Los políticos promocionan Asturias como un paraíso natural en el que solo hay pastos y vacas. Todavía no he visto al Gobierno del Principado apostar por los artistas asturianos de forma seria fuera de aquí. Es curiosa la contradicción en la que vivimos. Se habla de la cultura como un motor de empleo pero nadie cuida la gasolina que lo nutre, y así vamos fatal. Pero también es de justicia decir que a pesar del aislamiento o gracias a él, muchos grandes artistas han decidido quedarse y pelearlo aquí, y para mí eso tiene mucho mérito. Cada artista que Asturias deja escapar, igual que cada científico, es un fracaso de todos.

-¿Están dignamente valoradas las artes visuales en el Principado?

- No me voy a extender. Es una vergüenza.

-¿Hay sitio aquí para los nuevos artistas?

- Donde comen 2 comen 3. Asturias es muy grande por su gente, no por sus políticos. Aquí hay sitio para todo el mundo porque creo que no hay mejor anfitrión que un asturiano. Pero como los políticos sigan pasándose la cultura y el arte por el arco del triunfo, aquí no va a haber sitio ni para los viejos artistas.

-Imagínese que le proponen crear una obra que represente a la ciudad, ¿alguna idea?

-Hay una idea que me ronda la cabeza sobre una ciudad construida sobre una gran piedra atravesada por mil caños. Me encantaría entender Oviedo como una ciudad moldeada por todos.

-¿Lápiz o pincel?

-  Solo son herramientas, lo importante es la mirada.

-¿Paisaje o retrato?

- Para mí el retrato es un paisaje interior. Sin duda, el retrato.

-¿Creación o docencia?

- ¿Existe la creación sin docencia? Y más importante aún ¿existe la docencia sin creación?

-Si tuviese la oportunidad de exponer sus obras en cualquier parte de la ciudad, a techo o al aire libre, ¿qué lugar escogería?

- Me alegra que me hagas esa pregunta. En este momento da igual qué lugar escogería pues, repito, en Oviedo no hay espacio Municipal para exponer. Ahora, ni que decir tiene que me encantaría poder exponer en una inmensa nave de la Fábrica de la Vega, tengo obra para llenarla.

-¿Con qué colega artista le gustaría colaborar?

-He tenido muchas colaboraciones interesantes, Vaudí, Enrique Pinín, Sandra Estrada, y todos los años abro las puertas de mi taller por el que ha pasado lo mejorcito de esta ciudad. La última colaboración ha sido con Aurelio González Ovies y sus maravillosos poemas; con él acabo de publicar un libro ilustrado titulado Una Mitología, Seres y Mitos del Norte, de la Editorial Pintar Pintar. Me gusta colaborar, sobre todo interdisciplinarmente. Me apetece mucho pintar en vivo la música del maestro del jazz Isaac Turienzo, es algo que tenemos pendiente. Le tiro una lanza.

-Si hablamos de la ciudad, ¿cuál es su rincón favorito?

-Hay muchos. Siempre digo la Plaza del Paraguas, pero Oviedo esta plagado de rincones favoritos.

-Describa Oviedo en tres palabras.

- Redondo, amable y cercano.

-¿Por qué le gustaría que se manifestasen las figuras que conforman en Monumento a la Concordia?

- Me encantaría que no tuvieran motivo para ello y que solo manifestasen su felicidad.

-¿Qué le falta a Oviedo para ser perfecta?

- Mucho, sin duda. Aunque se ha mejorado mucho, Oviedo ya no es un cortijo de caciques trajeados, es un hecho. Pero hace falta que empujemos todos: menos palos en las ruedas, también por parte de los medios, y más seriedad. Olvidemos el pasado y a pedalear, hay mucho trabajo.

-¿Y qué le sobra?

- Reglas estúpidas y burocracia.

-Será el pregonero de las fiestas del Oviedo Antiguo, ¿qué destacaría de esta zona de la ciudad?

- Lo siento como mi pueblo. Viví y trabajé 20 años en el Casco, en bares, (qué lugares). Mi madre nació en la Calle Oscura y mi abuelo, que era de Orense, fue el afilador de la Plaza del Pescado. Para mí el Oviedo Antiguo es mi centro. Lo más destacable es la Asociación de vecinos OVIEDO REDONDO que sin duda están haciendo mucho por revivir lo que para mí es el corazón de la ciudad, un corazón partido que necesita un poco de cariño.

-¿A quién invitaría a unos carbayones para acabar el día?

-Invitaría a los del «Oviedo de toda la vida» para convencerlos que es mejor un «Oviedo para toda la vida y para todos los tipos de vida». Para que se abrieran al futuro de forma consciente y positiva.

-Un deseo de buenas noches.

-Pues eso, buenas noches.

Comentarios

«Los políticos promocionan Asturias como un paraíso natural en el que solo hay pastos y vacas»