El PP aplica en Oviedo la nueva estrategia de Casado

Alfredo Canteli presenta la lucha por la alcaldía como un duelo entre él y Wenceslao López y pide a los ciudadanos de derechas que no debiliten sus opciones fragmentando el voto

Alfredo Canteli, candidato del PP a la alcaldía de Oviedo
Alfredo Canteli, candidato del PP a la alcaldía de Oviedo

Oviedo

El PP ha variado su estrategia electoral tras el batacazo del 28A. Pablo Casado ha reconocido, a su manera, que se había equivocado de enemigo, y por ello ha virado su forma de actuar. Ciudadanos y VOX ya no son en sus discursos posibles aliados sino rivales dentro de su espectro ideológico de votantes. Las principales críticas ya no son para el PSOE si no para los que hasta hace una semana eran sus aliados naturales. Alfredo Canteli, candidato de los populares a la alcaldía de Oviedo, no ha perdido el tiempo en aplicar la nueva receta elaborada en Génova. Este fin de semana, ha repartido mamporros entre los seguidores de Abascal y Rivera en la capital del Principado. Su objetivo, ser el más votado entre los conservadores. El nuevo reto al que se enfrenta el PP, tanto en Oviedo como en el resto de España, es no pasarse de frenada con esos ataques, ya que el apoyo de sus nuevos enemigos será, en el caso de que ganen, imprescindible para gobernar.

Canteli presenta la batalla por la alcaldía como una lucha entre él y Wenceslao López (PSOE). Si los resultados de las generales se repitiesen en las municipales, la fuerza de los socialistas les permitiría ganar en votos y concejales pero con una distancia que no les daría para gobernar. Los partidos de la derecha (PP, Ciudadanos y Vox) sumarían el 55% de los sufragios, suficiente para recuperar el ayuntamiento.

El principal problema es que en las elecciones locales entran nuevas variables. PP-Foro se presentan por separado -también Podemos-IU- y esto provoca que el voto se fragmente todavía más. Esta situación genera recelo en Canteli, que ve la posibilidad de que Ciudadanos, que en las generales solo sumó 291 votos menos que PP-Foro- pueda dar el sorpaso y ser la fuerza más respaldada en la derecha.

Este escenario haría que fuera imposible que el PP recuperase la alcaldía, motivo por el que Canteli ya ha puesto en marcha la maquinaria electoral. Su gran objetivo es ganar en votos y concejales. En caso de conseguirlo, ya buscará la fórmula de convencer a sus posibles socios. Por el momento, lo que ya ha conseguido es generar malestar en la candidata de VOX, Cristina Coto. También ha atacado a Ignacio Cuesta (Ciudadanos) y del único del que todavía no ha dicho nada es de Fernando Tejada (Foro).

Canteli ha sido muy crítico con la aspirante de Vox, de la que ha recordado que «lleva tres partidos en nueve años» y que «nunca ganó nada». También ha asegurado que «ni un solo voto puede irse a Vox». Su rival le ha respondido rápidamente y ha afirmado que esas declaraciones «solo denotan su nerviosismo» de cara a los comicios municipales del 26 de mayo. Además, ha señalado que «lo significativo es que esté más preocupado por los votos que se lleve Vox que por los que se vayan al tripartito».

El candidato del PP ha centrado sus críticas en Coto, pero no ha sido más compasivo con Ignacio Cuesta, cabeza de lista de Ciudadanos. De él ha dicho que «viene del PSOE y votarle serviría para que Wenceslao López siga siendo alcalde». Cuesta también le ha respondido y marcado distancias entre los dos proyectos. «Es urgente desalojar a los tres socios del tripartito, pero Oviedo puede aspirar a mucho más que volver a un proyecto caduco, que mira al pasado y que no tiene ideas ilusionantes más allá de encender farolas», ha señalado. Además, el candidato de la formación naranja ha aseverado que «no puede volver el Oviedo de los Calatravas y del spa del Naranco, ni el de candidatos que manifiestan abiertamente su nulo compromiso con la ciudad exigiendo gobernar con mayoría absoluta o si no anunciando su renuncia».  

Las cuentas de la derecha

Los datos de las diferentes elecciones nos son extrapolables, pero un análisis del último voto de los ovetenses en las generales permite concluir es que la derecha podría recuperar el ayuntamiento. PP-Foro (27.089), Ciudadanos (26.798) y Vox (18.897) suman 72.784 votos. De repetirse en las municipales, conseguirían 15 concejales.

Con estos datos tan apretados, el candidato más votado de la derecha tendría en su mano ser alcalde, siempre y cuando teja alianzas con el resto. La diferencia entre PP-Foro y Ciudadanos fue de 291 sufragios, por lo que ahí puede estar la clave. En las locales PP y Foro van por separado, por lo que Ciudadanos se presenta para Canteli como el rival a batir dentro de su espectro ideológico.

En este contexto, el candidato del PP ha decidido centrar sus ataques en los partidos más afines. Esto puede beneficiar a un PSOE que sumó 36.447 apoyos en Oviedo en las generales, una cifra que les daría 8 concejales pero que, junto a los 4 de Unidas Podemos-IU, que en las municipales también van por separado, no les daría para reeditar el tripartito.

Siguiendo las directrices de Génova, Canteli también ha cambiado su estrategia y escorado sus ataques. El 26M se verá si le sirve para recuperar la alcaldía al PP o si es un nuevo error de cálculo del partido de Casado.

Comentarios

El PP aplica en Oviedo la nueva estrategia de Casado