«Oviedo se juega seguir siendo una ciudad progresista o volver a una cultura autoritaria»

La candidata de IU a la alcaldía se muestra confiada en que la izquierda vuelva a sumar mayoría en la capital

Concha Masa, candidata de IU a la alcaldía de Oviedo
Concha Masa, candidata de IU a la alcaldía de Oviedo

Oviedo

Los apoyos conseguidos por IU en las pasadas municipales permitieron a la coalición ser clave en la configuración del tripartito. Junto a Somos y PSOE, la izquierda consiguió sacar al PP del ayuntamiento después de más de dos décadas. Ahora, Concha Masa, candidata a la alcaldía, aspira a mejorar esos resultados para que el cambio se consolide y Oviedo sea una ciudad más progresista. Asegura que repetiría la coalición con sus socios actuales aunque deja claro que habría que introducir cambios para mejorar el funcionamiento actual.

-Lleva varias semanas de reuniones con diferentes colectivos e instituciones. ¿Qué impresiones se ha llevado de esos encuentros?

-De las reuniones con colectivos y asociaciones tengo muy buena impresión. He ido acompañada de Cristina Pontón o de Iván Álvarez, o por ambos, y la impresión que tengo es que la ciudadanía ha apreciado su labor. Me acogen con mucho cariño por ir acompañada de ellos y eso es importante.

-Tras ese contacto con la ciudadanía, ¿considera que los ovetenses avalan la gestión del tripartito?

-Yo creo que sí. La impresión es muy positiva. Han apreciado el hecho de que hayan tenido contacto permanentemente en los barrios, en la zona rural o en sus despachos. Ese trato familiar, cercano, que han tenido con los vecinos es muy apreciado.

IU ha ido con la verdad por delante, diciendo lo que se podía o no hacer

-¿Cree que han marcado diferencias y que la ciudadanía sabe separar lo que ha hecho cada uno de los socios del tripartito?

-Yo espero que sí. Aunque se ha gobernado conjuntamente, cada partido tiene sus características y su forma de trabajar. IU es un grupo muy cohesionado y muy sensato. No han vendido nada que no estuviera garantizado y han ido con la verdad por delante, diciendo lo que se podía o no hacer. Espero que eso se refleje en los resultados.

«Espero que continúe un gobierno de izquierdas y creo que hace falta»

-¿Repetiría IU en un nuevo gobierno a tres?

-Sí. En principio aspiramos a poder continuar con un gobierno de izquierdas, que es lo que necesita Oviedo. Estos cuatro años han sido para cambiar las formas, el estilo de gobierno, para saldar deudas y para cambiar Oviedo de arriba a abajo en el sentido de la participación, transparencia y en las formas de trabajar. Además, se han puesto en marcha muchos proyectos que están intentado convertir a Oviedo en una ciudad moderna, pero necesitan tiempo. En cuatro años no se pueden ver proyectos de gran alcance como los que tenemos en marcha. Espero que continúe un gobierno de izquierdas y creo que hace falta para continuar la línea.

-¿Plantearían cambios en su relación con sus socios?

-Antes de gobernar, y de acuerdo a los resultados de las elecciones, pondremos las condiciones e intentaremos que sea un gobierno mucho más maduro que el anterior y que tenga unas condiciones de coordinación que en este último periodo no se dieron y serían fundamentales para el próximo periodo. Insistiremos en eso antes de integrarnos en un nuevo gobierno.

«Pensamos en una concejalía de zona rural con competencias en infraestructuras»

- Es tiempo de anuncios pero también de balance. ¿En qué ha mejorado Oviedo en estos cuatro años?

-En todos los gobiernos hay luces y sombras, aciertos y errores. Creo que lo han hecho bien porque lo tenían muy difícil. Tenían un montón de deudas que han salvado, de forma que ahora empezaríamos con la cuenta a cero. También un déficit de participación importante. Se pusieron en marcha los distritos, algo que hay que revitalizar. Por ejemplo, en la atención a la zona rural los vecinos se han lamentado de que los gobiernos de derechas no se acordaban para nada de ellos y en este periodo sí. Se han puesto en marcha mecanismos de participación, y esto queríamos revitalizarlo un poco más y que funcionase de forma más directa. Pensamos en una concejalía de zona rural con competencias en infraestructuras, porque muchas necesidades están relacionadas. En ocasiones son pequeñas actuaciones pero urgentes. Ese tipo de necesidades a veces no se pude atender adecuadamente por falta de coordinación con infraestructuras y porque la gestión del ayuntamiento muchas veces es demasiado lenta.

- Haga autocrítica. ¿Han hecho algo mal?

- Ha habido descoordinación entre concejalías. Por eso, si llegamos a la posibilidad de formar gobierno, plantearemos que haya una especie de comisión permanente con las concejalías más importantes, principalmente Economía e Infraestructuras. El objetivo es que no se atasquen estas pequeñas obras de las que hablaba. Para nosotros ese es un déficit de este periodo y plantearemos mecanismos de mejora en esa coordinación.

-También han recibido críticas por su forma de gestionar.

-En lo que se refiere a la gestión hay quien se ha quejado de que es demasiado lenta, por ejemplo en temas como las licencias. En este aspecto, el ayuntamiento tiene un déficit importante de recursos humanos. Está vacío de personal y esto no es culpa del tripartito, es consecuencia de los largos años de tasas de reposición bajas, donde cuando se jubilaban diez se recuperaba uno, luego el 50% y ahora 100%. Pero eso no permite recuperar lo que se perdió en diez años. También están las privatizaciones, que han generado un ayuntamiento vacío para gestionar. Queremos sacar a concurso todas las plazas que podamos y queremos formar un equipo permanente de reparaciones y mantenimiento que se echa en falta y, por su puesto, ampliar el personal de gestión. El empleo es una prioridad para nosotros.

-Iván Álvarez, Cristina Pontón… defina la candidatura que presenta IU en Oviedo.

-Fundamentalmente se ha constituido una candidatura con representantes de muchos colectivos y gente joven. Por ejemplo, está Alejandra Matallanas, una activista muy conocida en el mundo del feminismo y activa en muchos otros campos. Está Álvaro Fernández, un informático joven que se ha incorporado con mucha ideas; Victor Suárez, de Iniciativa pol Asturiano; Flor Fernández, de SOS Viejo Hospital… Hay una mezcla de tradición, madurez y juventud.

- Cuando fue nombrada candidata aseguró que el objetivo debía ser ambicioso y que aspiraba a ser alcaldesa. ¿Considera que es posible?

-Los objetivos se pueden plantear, no hay que pensar si son posibles o no. Nosotros tenemos un programa para gobernar. Si yo fuera alcaldesa tendríamos un buen equipo y un buen programa, a lo que se suma la experiencia de Iván y de Cristina en el ayuntamiento. Eso, junto a la frescura de gente nueva. Estamos preparados. Dicho esto, lo realista es pensar que con la oferta tan amplia que hay, habrá dos bloques. Que gobierne la izquierda, y ahí participaríamos, o la derecha. Yo siempre he dicho que desde la oposición haré todo lo que pueda si ese es el papel que me toca.

-¿Garantiza su continuidad aunque sea en la oposición?

-No soy una persona que se eche para atrás. La dimisión no es algo que me planteo. Si te presentas es para trabajar en el papel que te toque. En la Junta General estuvimos en la oposición y fuimos un grupo determinante para el gobierno, marcamos muchas veces la agenda. IU en muchas ocasiones, en diferentes parlamentos y no estando en el gobierno, ha tenido un papel muy condicionante. Eso se nos reconoce, somos una fuerza pequeña pero con capacidad para llevar la voz de la ciudadanía y marcar políticas de izquierdas. Ese es un papel al que no vamos a renunciar.

 «En las municipales influyen mucho las personas, los candidatos»

-No son extrapolables pero, si se repitiesen los resultados de las generales, tendrían junto a Podemos cuatro concejales…

-Es difícil extrapolar esos resultados porque ni la oferta electoral es la misma. En las municipales influyen mucho las personas, los candidatos, y no solo el partido, porque se ve más cercano. En anteriores ocasiones no han sido similares los resultados electorales en generales y municipales y las estadísticas dan a entender que puede haber mucha diferencia de resultados.

-¿Se conformaría con que IU mantuviera los tres concejales actuales?

-Un buen resultado sería ampliar el número de concejales. Creo que no ya por mí, sino por el grupo municipal actual, que se merece que se reconozca su labor con un aumento de concejales.

-¿Qué se juega Oviedo en las próximas elecciones?

-Seguir en el camino de la modernización, de ser una ciudad progresista, participativa… o volver a la cultura de la derecha, más autoritaria. Durante los años de la derecha Oviedo se fue configurando como una ciudad tradicional en el sentido más rancio. Muy elitista. Siempre con ese matiz dominante de la gente del centro de Oviedo con actividades exclusivas. Estoy pensando en la cultura en general, el vuelco que ha dado. La cultura, de ser minoritaria en Oviedo y ser Gijón el referente, en estos cuatro años se ha transformado la oferta al 100%. Por ejemplo, con el cine gratuito, o la ópera, que se ha llevado a las calles, a centros sociales para que la gente de los barrios pueda disfrutarlo. Hay conciertos al aire libre y se ha popularizado la cultura. Todo eso que parecía elitista se ha abierto y me parece una auténtica revolución cultura que parece mentira que tuviéramos pendiente.

Y hay muchas más cosas que no son tan visibles pero que han cambiado. Las becas escolares, todo el despilfarro que hubo con el gobierno de la derecha: Calatrava, Villa Magdalena… Hemos pagado las deudas y se ha dedicado más presupuesto a quien lo necesitaba.

«En las negociaciones siempre hemos sido flexibles, pero exigiríamos una garantía de coordinación entre concejalías»

-¿Cuáles deben ser las líneas maestras del próximo gobierno que salga de las elecciones?

-Estamos abiertos a un reparto de concejalías. En las negociaciones siempre hemos sido flexibles, pero exigiríamos una garantía de coordinación entre concejalías para que el gobierno pudiera resolver de forma más ágil las necesidades. También unos principios básicos para saber comunicar hacia el exterior, ponernos de acuerdo sobre cómo comunicar lo que se hace. Antes de empezar a gobernar nos gustaría dejar claros estos puntos. Yo siempre he sido dialogante y negociadora. Creo que es una cuestión fundamental y que debemos tener flexibilidad, capacidad de negociación y lealtad al equipo. No pensar solo en el partido sino en el equipo como conjunto.

-La ciudad tiene abiertos varios proyectos de calado que pueden suponer un cambio radical. Si tuviese que priorizar uno, ¿cuál sería?

-A mí me gusta compaginar lo pequeño y lo grande. Es tan importante resolver las necesidades cotidianas, aunque parezcan menos importantes, que los grandes proyectos. Ahí no es cuestión de prioridades. Son las que marquen los tiempos. Yo tengo ilusión en el plan integral para el Naranco. Creo que podría ser un recurso magnifico para Oviedo, tanto como zona de ocio para los ciudadanos de aquí como de recursos de cara al turismo. El prerrománico está en medio del monte y nos gustaría que hubiera sendas, un aula de la naturaleza, que fuese un recurso agradable para visitar.

Luego otro proyecto importantes es el del viejo hospital. Me parece muy urgente, aunque es muy complejo porque hay varias administraciones implicadas. Es urgente porque es un barrio que ha sufrido la decadencia tras el traslado del hospital y allí el pequeño comercio ha cerrado en parte y otros se mantienen con dificultades. Hay que buscar otra utilización para revitalizar el barrio. Estamos en sintonía con el rector para utilizar una buena parte del campus como ciudad universitaria.

Y está también la Vega, que es nuestro tesoro mayor. Sería una de las prioridades, además porque ya está en marcha. El esfuerzo del anterior gobierno ha provocado que la negociación esté encauzada. Ahí tenemos una gran oportunidad y espero que sirva para crear empleo.

-Habla del Naranco. ¿Descarta el túnel para la Ronda Norte?

-El túnel no nos convence. Tenemos una visión del Naranco como un espacio a respetar que la ciudadanía sienta como suyo. Apostamos por el respeto por la naturaleza que veo incompatible con taladrarlo. Además, no es la única solución, está la vía rápida de la Pixarra y queremos que los expertos vean si es viable.

Tags
Comentarios

«Oviedo se juega seguir siendo una ciudad progresista o volver a una cultura autoritaria»