El talento que buscan los inversores asiáticos del videojuego está en Oviedo

Una empresa del barrio de La Ería atrae capital internacional y se prepara para aumentar su plantilla y sacar al mercado nuevos productos: «Por ganas y equipo vamos bien»

El ovetense Phil González, en Melbourne (Australia), con Danny Woo, el director general de Global Top Round (GTR), tras conseguir financiación de la firma coreana para su proyecto.
El ovetense Phil González, en Melbourne (Australia), con Danny Woo, el director general de Global Top Round (GTR), tras conseguir financiación de la firma coreana para su proyecto.

Oviedo

Nunca tuvo dudas. Phil González siempre ha sabido que lo suyo son los videojuegos. Una confianza que llevó a crear su propia empresa. Entro como una promesa del ocio virtual en el espacio para emprendedores del Talud de La Ería, donde le ayudaron a sacar brillo a un proyecto que ha atraído el interés de inversores internacionales.

Gracias a Woodpunk, un videojuego de acción que se desarrolla en un ambiente medieval y cuenta con 1.400 armas únicas, ha conseguido que Global Top Round se comprometa con su empresa. Se trata de una aceleradora de proyectos de Corea del Sur que se dedica a impulsar ideas con un gran potencial.

Aumentan el valor de la empresa y obtienen un beneficio a través de posteriores ampliaciones de capital con nuevos inversores que ellos mismos se encargan de buscar. En el estudio ovetense de videojuegos Meteorbyte, que Phil González comenzó con un socio que ya no sigue en la aventura, han invertido 40.000 dólares americanos (algo más de 32.000 euros). “Te ayudan a crecer más rápido y si explotas se llevan un pellizco”, resumen el ingeniero informático de 31 años.

“Su financiación nos ha permitido salir adelante pero su apoyo va mucho más allá de la aportación económica”, cuenta después Phil González, que salió del espacio de emprendedores de Oviedo para formar un equipo y ocupar su propia oficina tras recibir la inversión.

Cuenta que la apuesta de estos inversores se percibe como un sello de calidad en el sector y que tenerlos como socios es fundamental para llegar a mercados como el asiático. En estos momentos el juego Woodpunk se encuentra disponible para ordenador y pronto podrá disfrutarse en las consolas más vendidas, como Playstation, Xbox o Switch. Además, el estudio ovetense se prepara lanzar nuevos productos.

Pero el camino hasta llegar a este momento no ha sido fácil. Además de su agradecimiento al Talud de La Ería, Phil González destaca la buena labor de Asturex, la empresa pública que se encarga de apoyar la internacionalización de las empresas asturianas. Apoyos clave para un emprendedor que tras hacer varios contactos en una conferencia en Alemania se puso en contacto con los inversores surcoreanos.

“Nos invitaron a una feria de Global Top Round en Melbourne y me fui para allá”, recuerda un emprendedor que utilizó sus ganas de triunfar en el sector como combustible para lanzarse a un viaje de 40 horas: “Ya con 13 años quería lo mismo que ahora, dedicarme a los videojuegos”.

Estaba a punto de terminar el año 2017 y consiguió imponer su proyecto y que los inversores asiáticos apostaran por él. Una tarea que no resultó sencilla. Se quedaron fuera otros aspirantes que hicieron el viaje desde Dinamarca, por ejemplo. A pesar de su tesón, no lograron el dinero.

Con esa victoria para Woodpunk llegó la compra del 5% de la empresa y la relación ha sido fluida desde entonces. Se han sucedido reuniones en ciudades como Barcelona y “ya han estado en Asturias y les he llevado a probar la sidra y el cachopo”.

Un contacto que se estrecha y que empuja el crecimiento de la empresa ovetense, impulsada por quien fuera también miembro del grupo musical Soldier, la banda que en 2014 ganó el concurso de rock que se celebra durante San Mateo y con el que dio más de 100 conciertos.

Centrado ahora en los videojuegos se prepara para aumentar plantilla, contratar al quinto miembro de su plantilla y seguir adelante en el barrio de La Ería, donde tiene su empresa y su domicilio. “Por ganas y por equipo vamos bien”, celebra Phil González.

Comentarios

El talento que buscan los inversores asiáticos del videojuego está en Oviedo