Una obra de arte en ruina: piezas sueltas, socavones y baldosas rotas

El mosaico del Paseo de Los Álamos, obra del artista Antonio Suárez, presenta numerosos desperfectos y los vecinos piden su rehabilitación


Oviedo

Socavones, parches de cemento, baldosas sueltas y rotas y charcos. El mosaico del artista Antonio Suárez que adorna el suelo del Paseo de Los Álamos está cada vez más deteriorado. Los desperfectos de la obra de arte que adorna la parte del Campo San Francisco que discurre junto a la calle Uría llaman la atención a los turistas y preocupan gravemente a los vecinos.

La instalación de los adoquines de mármol terminó en 1.966 y el medio siglo de historia que han pasado a los pies de los ovetenses ha provocado que su aspecto se resienta. Tanto en 2011 como a lo largo de 2018 se realizaron trabajos en los más de 3.500 metros cuadrados que ocupa el mosaico. Pero está pendiente una solución definitiva que podría llegar con el plan especial para el Campo San Francisco, que no tiene aún fecha de inicio.

La zona urge una rehabilitación que permita sacar brillo de nuevo a un espacio que ha sufrido mucho, entre otras cosas, por la instalación de casetas. Así ocurrió varios años durante las fiestas de San Mateo con los chiringuitos de los hosteleros locales, que en 2015 fueron trasladados al Paseo del Bombé.

Demandas vecinales

La recuperación de una las obras de arte más celebradas de Oviedo, de hecho, es una de las principales reclamaciones de los habitantes de la ciudad. Entre las exigencias de la Federación de Asociaciones Vecinales de Oviedo (FAVO) al gobierno municipal se encuentra la rehabilitación de la pieza de Antonio Suárez.

Entre sus peticiones para la zona urbana, además, se encuentra la peatonalización del entorno del Campo San Francisco. Unas actuaciones que, consideran los vecinos, deberían ir de la mano. De esta forma, se recuperaría el Paseo de los Álamos y se daría un marco más adecuado al mosaico.

Comentarios

Una obra de arte en ruina: piezas sueltas, socavones y baldosas rotas