Oviedo revoluciona los sex-shop y despide a los hombres como clientes únicos

OVIEDO

Isabel Gamallo en su establecimiento.
Isabel Gamallo en su establecimiento.

«Cada vez más chicos compran en tiendas eróticas pensando también en sus parejas», dice Isabel Gamallo, que regenta un espacio dedicado al placer con productos para el bienestar íntimo

22 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

No le gustaba nada la estética de ese tipo de negocios, porque considera que espantaba a las mujeres. Y  tampoco que todo estuviese dirigido exclusivamente a los hombres. Por eso, Isabel Gamallo se decidió a poner en marcha un establecimiento con una decoración muy cuidada y que fuese más allá de la venta de artículos eróticos. Quería hacer evolucionar el modelo tradicional de sex-shop y crear un espacio de divulgación para personas interesadas en mejorar y vivir de forma saludable su sexualidad. Así fue como puso en marcha Felicty Boutique, un templo de la sensualidad dedicado al bienestar íntimo.

«Siempre he tenido el gusanillo de emprender”, cuenta Isabel Gamallo. Lamenta, sin embargo, que por distintas circunstancias fue enlazando un trabajo con otro hasta alcanzar 20 años de trayectoria en distintas empresas. «Llegó un momento en el que me dije: Ahora o nunca», cuenta la regente de Felicty Boutique, que vende artículos para bodas, despedidas y citas especiales.

Y así fue. Con el apoyo de los profesionales del Talud de La Ería, el espacio municipal de apoyo a los emprendedores de Oviedo, puso en marcha un negocio que ha ido cambiando con el tiempo. “El proyecto estaba dirigido  a mujeres con la idea de que tomaran conciencia de su sexualidad y que pudieran hacerlo en un entorno más amable que el que podemos encontrar en un sex-shop convencional”, señala esta emprendedora. Al poco tiempo, no obstante, se fue dando tiempo que a los hombres también les interesaba su tienda. Así que incorporó productos para ellos y para disfrutar en pareja.