Un negocio de origen familiar que no da puntada sin hilo en el mundo digital

Rocío Argüelles gestiona una mercería con tienda online en el centro y lucha contra las dificultades: «Nos han comentado miles de veces que si la tienda estuviese en Gijón o en Madrid sería un bombazo»

Rocío Argüelles, ante su negocio
Rocío Argüelles, ante su negocio

Oviedo

Llevaba doce años trabajando en el negocio familiar y toda una vida entre tejidos. Aprendió en casa las dificultades de sacar adelante un negocio y utilizó todos esos conocimientos para lanzarse a emprender una aventura en solitario. Rocío Argüelles lanzó en 2017 el proyecto de una mercería con tienda física en el centro de Oviedo y también en el mundo digital. «Quería algo relacionado con el comercio textil que era lo que mejor conocía y mi auténtica pasión», rememora al recordar unos meses en los que coincidieron su embarazo y la puesta en marcha de su negocio. Dos situaciones que cambiaron su vida cambió por completo.

«La idea era crear una mercería moderna, totalmente diferente al concepto que se tiene de ellas», señala Rocío Argüelles, que se esforzó al máximo para logar un espacio luminoso, en el que los clientes tuviesen acceso a todos los productos y que fuera «un lugar agradable y bonito donde se respire costura y creatividad».

En todo el proceso contó con el apoyo del personal del Talud de La Ería, el espacio municipal de apoyo a los emprendedores. «Me dieron un asesoramiento completo y tener un poco más asentada la viabilidad», cuenta con agradecimiento la dueña de la mercería «Lluvia de ideas». 

Aunque está presente en el mundo físico y en el digital, reconoce que es tras el mostrador de su tienda donde mejor funcionan las ventas. Cuenta que en el comercio electrónico la competencia es cada vez mayor y que el posicionamiento de los negocios en buscadores como Google se ha convertido en un asunto clave. 

Pero en el establecimiento del centro de Oviedo el negocio crece y genera empleo empujado por clientes de todas las edades. «Desde el principio tenía claro que necesitaba como apoyo 2 dependientas, más la incorporación de las profesoras de punto y costura», destaca Rocío Argüelles. Los talleres, de hecho, son una de sus mayores satisfacciones profesionales, además de uno de sus productos más demandados: «Me encanta ver a la gente en los cursos porque transmite una mercería viva».

«Oviedo está mermada»

Esta emprendedora, sin embargo, lamenta que «Oviedo se está quedando mermada en muchos aspectos» lo que implica ciertas dificultades para quienes tratan de poner en marcha sus propios negocios. «Nos han comentado miles de veces que si esta tienda estuviera en Madrid o incluso Gijón, que sería un auténtico boom», dice «sin ánimo de entrar en polémica».

Pero Rocío Argüelles es optimista y confía en quienes, como ella apuestan por arriesgarse con sus proyectros. «En Asturias, afortunadamente, hay una nueva corriente de jóvenes emprendedores que quieren permanecer en su tierra y ofrecer cosas diferentes», celebra la dueña de la mercería «Lluvia de ideas». Y apela por una modernización del tejido económico local, respaldado por clientes que valoran el comercio de proximidad. A su juicio, la mejor receta contra los bajos comerciales y el «terror» que produce el cierre de negocios.

Comentarios

Un negocio de origen familiar que no da puntada sin hilo en el mundo digital