Oviedo, escenario de Youtube y Spotify

Internet ha globalizado la música y el acceso a todo tipo de canciones ha propulsado el talento que florece en una red de locales con una animada programación de conciertos en directo

Alberto García, guitarrista y cantante de una de las bandas asturianas del momento
Alberto García, guitarrista y cantante de una de las bandas asturianas del momento

Redacción

Todo un universo musical disponible a un solo click de distancia. Las plataformas de reproducción de vídeos y canciones, muchas de ellas gratuitas, han convertido internet en una gigantesca escena musical sin barreras. Un espacio globalizado, que no entiende de fronteras y en el que se han caído los límites del acceso a los contenidos. Un paraíso para los melómanos que, además, sirve de infinita fuente de formación e inspiración a toda una generación de músicos. Esa savia nueva que cuenta en Oviedo con una red de locales que apuestan por una animada programación de conciertos en directo y que permiten echarse la guitarra al hombro para pasar de lo digital a lo tangible. Un salto para poner en práctica todo cuanto se ha explorado en internet sobre el escenario.

«La escena musical actual está en Youtube y en Spotify. En Oviedo tenemos la suerte de tener una serie de canchas en las que salir a jugar y que en otros lugares, como en Gijón, no las hay». Así resume Alberto García, una de las principales figuras de la música asturiana del momento, el crecimiento de la capital de Asturias como sala de fiestas de las grandes plataformas digitales de música. Su banda, Alberto&García, es una de las habituales de un panorama musical que tiene uno de sus principales centros de actividad en la calle Martínez Vigil. Tanto Manglar como Gong encienden luces y altavoces con regularidad. Pero el principal templo musical en la vía que sube de la Glorieta de Cruz Roja hacia la Plaza de la Catedral es La Salvaje. Una referencia por su animada programación, que cuenta con encuentros de micro abierto en el que las jóvenes promesas pueden probarse ante el público. El otro gran polo de la actividad musical ovetense se encuentra en Lata de Zinc, en el barrio de Otero. Un chigre cultural en el que que vermús, cenas y conciertos se dan la mano para ampliar algunos de los conceptos que definen los escenarios en los que Oviedo florece como ciudad de música y talento.

«Hay gente muy joven haciendo cosas de calidad», destaca Alberto García, al que todos los oyentes del programa Hoy empieza todo escuchan en la cadena nacional Radio 3. Su versión de la canción Acalorado? hace las veces de sintonía inicial durante el verano, completando su proyección fuera de Asturias. Es un grupo al que sigue con atención toda la cantera ovetense, de la que ya han salido grupos como Mingote o Tigra. Estos últimos son ya una referencia entre una serie de «muy buenos artistas haciendo muy buena música». A todos estos locales, además, hay que sumar el Concurso de Rock Ciudad de Oviedo, que lleva el nombre de Alejandro Blanco Espina, el fallecido bajista de Ilegales. Una de las bandas que en los últimos años, y con una larguísima trayectoria a sus espaldas, más repercusión está teniendo en el panorama nacional. Entre los asturianos y como referencia a quienes empiezan, también son destacables los ejemplos de WarCry o Desakato, grupos cuyos pasos sueñan con seguir quienes compiten en el torneo musical que se celebra durante San Mateo. «Hace dos años se hicieron cambios en el formato, se reforzó el concurso y se consolidó con un cambio de escenario, formato y producción», explica Alberto García que celebra este encuentro de grupos como una oportunidad de «ver qué andan haciendo ciertas bandas locales».

Funciona, asimismo, como prueba de fuego para todos aquellos artistas que quieren salir adelante. Una ocasión para tocar en un escenario profesional y curtirse en el oficio. Y delante de un público en el que, lamenta Alberto García, apenas hay otros músicos, «salvo honrosas excepciones». El artista local considera la música en directo como parte fundamental de la formación. «He pagado muchas entradas para irme a la tercera canción», señala tras incidir las muchas ocasiones en las que la experiencia fue muy positiva. Por eso, dice, es muy importante que tanto los músicos como el público en general salga de esa tendencia que les lleva a «no ver en todo el año nada más que los conciertos de San Mateo y muchas veces de pasada».

Talento a gusto en casa

Todos estos aspectos sirven para dar forma a una escena cultural duradera en la que el talento pueda desarrollarse. Los integrantes del grupo Alberto& García, por ejemplo, no han querido dejar Asturias a pesar de que buena parte de su carrera se desarrolla ya en Madrid. Una circunstancia que ha quedado recogida en la revista ¡Hola!, una de las más seguidas de la prensa rosa. «Fue un logro desbloqueado», cuenta con sorpresa, entre risas, el cantante de la formación. Fue tras un concierto en la capital de España y una crítica en el diario El País como llegaron a las páginas de todo un referente de las informaciones del corazón.

Una hazaña más en una tendencia al alza que no para de crecer. Con Madrid conquistado y convertido en un escenario habitual, toca ahora una expansión que marcha viento en popa. Entre sus últimos conciertos, a los que el público acude sabiendo de memoria las canciones del repertorio, Alberto García recuerda el que dieron en Lugo. Porque allí acudieron para verles fans desde otras partes de Galicia como Santiago de Compostela o A Coruña, demostrando el tirón que comienza a tener el grupo para alegría de sus integrantes. Son estas cosas las que les han convertido en uno de los últimos ejemplos de éxito musical que traspasa las fronteras de Asturias. Y aunque muchos les examinan en busca de su receta, rechazan la existencia de fórmula secreta para triunfar en la escena ovetense y dar después el salto.

«No me gustan los atajos y no creo que sean válidos a la larga», destaca el guitarrista y cantante. Por eso, ante la perspectiva de tener que aconsejar a otros compañeros de oficio una u otra vía hacia adelante, lo tiene claro: «Trabajar mucho y ser muy constante». Dos cualidades que deben combinarse con la potenciación de aquello que hace que cada banda sea única y diferente. Esa chispa que hace que se distinga del resto. Así, cada vez que se le acercan, Alberto García recomienda «trabajo y seriedad» a quienes buscan su ayuda. Dos guías fundamentales para quienes después de recorrer internet en busca de inspiración dan el salto a la escena ovetense. Una red de escenarios en los que dejar atrás el mundo digital y agitar la red de locales en la que florecen los conciertos en directo.

Comentarios

Oviedo, escenario de Youtube y Spotify