«Todos a las fiestas, las fiestas de San Mateo», así acabó el pregón la profesora de la Universidad de Oviedo Yayoi Kawamura. Pero durante toda esta semana la ciudad, todos sus sentidos avizor, ya sentía las vibraciones en los raíles de ese Orient Express que son las fiestas mateínas. Una fiesta amada por muchos y denostada por otros, pero que logra que toda la heroica ciudad se vuelque a la calle.

El viernes, desde bien temprano, ya se advertía en la ciudad esa calma chicha, de nerviosismo y esperanza, que precede a la tormenta de hedonismo y libertad que  nos conquistarán durante estos días.

A la hora del pregón la plaza del ayuntamiento, con 3/4 largos de ocupación, esperaba inquieta el trámite pertinente para poder deslizarse por las calles para saciar su hambre y su sed. Qué suerte el ser humano que puede comer y beber sólo por placer. Antes de que YK cogiese el micrófono se dejaron ver por los balcones consistoriales las cabezas asturianas de VOX (Figaredo,Espina y Coto), a los que luego se unió Luis Pacho. Justo al lado, un poco más tarde, se asomó Carmen la de La Paloma; que si por mi fuese, esta mujer tendría acceso libre a todo lo que ella quiera.

La profesora, acompañada a un lado por Canteli y al otro por Covi (Covadonga Díaz, concejala de Festejos) , recalcó en el pregón el carácter acogedor de Oviedo durante toda su historia, su amor a la ciudad (Oviedo era y es mucho Oviedo) y que se disfrutemos  todos con respeto, porque: «Fuera las manadas, no las toleraremos». No puedo estar más de acuerdo, si me encuentro con esta ovetense que fue nacida en Japón me postro a sus pies. 

La Reina y las Damas sonreían y aplaudían al lado de Mateín, pero les hacía sombra Covadonga, que por algo es la encargada de festejos, que debe tener los carrillos enquistados y las palmas en carne viva. Luego el alcalde habló a su pueblo, la mayoría aplaudía y unos pocos pitaban, para decirles: «Viva San Mateo y disfrutemos a tope». Una intervención breve, quizá porque como buen paisano que es vaya a coger sitio a la Losa, que le queda cerca de casa, junto con los que llevan ahí desde las 18:00, para ver a Marta Sánchez. El chupinazo lanzado por Carmen López dio inicio a la magia. Antes, el speaker había dicho «queda inaugurado San Mateo 2019», que uno creía estar en una película de Cuerda.

Hace mucho tiempo que Oviedo no luce tan bonito. Hace tiempo que no veía a tanta gente por las calles, quizá un año o así. Disfruten de estas fiestas, que se les van a hacer cortas. 

Comentarios

Comienza la magia